Violencia en Venezuela incluso supera a la de países en guerra, informa Amnistía Internacional.

Prensa. El Nuevo Herald.
Un informe de Amnistía Internacional (AI) distribuido el jueves pone en relieve la peligrosidad de vivir en Venezuela, donde la violencia incluso supera a la de países que se encuentran en guerra. “No entiendo de dónde salen tantas balas”, dijo María Elena Delgado, residente de una zona pobre de Caracas, en una entrevista con Amnistía Internacional.

“A una vecina mía le mataron a sus tres hijos varones; otra vecina perdió a dos hijas por balas perdidas. Esto no es vida. Cuando a uno le matan a un hijo, matan a la familia entera”, agregó Delgado, quien también ha perdido tres hijos, un sobrino y un nieto por la violencia armada.

Según el informe de AI, la capital y otras ciudades venezolanas ya están entre las más peligrosas del mundo, superando el alarmante nivel de más de 100 homicidios por cada 100,000 habitantes (hpcmh). Ese nivel es significativamente superior que el promedio de las Américas de 16.3 hpcmh, así como la tasa mundial de 6.2.

En un desglose por estados, el distrito capital registra una tasa de 113 hpcmh, mientras que el estado Miranda, donde también yacen zonas de la Gran Caracas, registra una tasa de 120 hpcmh. Otras zonas de gran peligro incluyen los estados Amazonas (105.52), Aragua (104.09), Bolívar (91.7), Monagas (92.01) y Carabobo (83.67).

Datos oficiales colocaban el promedio nacional en 70.1 para el 2016 y ese nivel fue declarado en ese entonces como el más alto en la historia del país, registrándose ese año 21,752 homicidios. Pero los expertos calculan que la situación es hoy aún peor. “La cifra más reciente, no oficial, pone a Venezuela en una tasa de 89 homicidios por cada cien mil habitantes”, resaltó el informe.

Según los estudios realizados en el país, cuatro de cada cinco víctimas (81,13 por ciento) son hombres, y entre estos la gran mayoría son jóvenes de 15 a 44 años. La mayoría de las víctimas fueron asesinadas principalmente con armas de fuego, que fueron utilizadas en nueve de cada 10 asesinatos.

Y el informe también develó lo que considera una preocupante tendencia entre las autoridades del régimen de Nicolás Maduro. “Amnistía Internacional ha podido observar que los funcionarios del Estado, guiados por una racionalidad militar, han empleado la fuerza de forma abusiva y excesiva con regularidad y, en algunos casos, de manera letal e intencionada en el marco de los operativos de seguridad”, resaltó el estudio.

“Preocupa además, que altos funcionarios gubernamentales califiquen de ‘éxito’ que se hayan ‘abatido delincuentes’ en el marco de algunos de estos operativos. Otro ejemplo preocupante de esto son las declaraciones [de un jefe de Comando Regional] que dijo: ‘¿Cuál es el resultado de un delincuente? O la cárcel o bajo tierra. Porque ese es el destino final de un delincuente’”, agregó el informe.

La Fiscalía General de la República informó en el 2016 que 4,667 personas murieron ese año a manos de funcionarios de seguridad, lo que representa el 22 por ciento de los homicidios totales. Y entre enero y junio de 2017, esta misma fuente reveló que hubo 1,848 muertes.

Siga aAntonio María Delgado en Twitter:@DelgadoAntonioM
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.