40 municipios en la frontera venezolana reciben el CLAP de manos del ELN

Prensa. FundaRedes.
A fin de afianzar su presencia en territorio venezolano, ganar adeptos a su causa y fortalecer las relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, el grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN), participa activamente en la entrega de alimentos subsidiados por el gobierno venezolano (CLAP) a los habitantes de los municipios que comparten la franja fronteriza colombo venezolana.

De acuerdo a la información recopilada en el boletín N° 8 titulado: "Guerrilla del ELN entrega alimentos del CLAP a poblaciones venezolanas en la frontera” presentado por FundaRedes, la organización guerrillera colombiana controla el reparto de las cajas CLAP en unos 40 municipios aproximadamente de los estados Amazonas, Apure, Táchira, Bolívar y Zulia.

El trabajo de documentación señala que “el gobierno de Nicolás Maduro ha permitido que el ELN reparta las cajas CLAP en los municipios fronterizos Cárdenas, Córdoba, Fernández Feo, García de Hevia, Independencia, Junín, Libertador, Panamericano, Pedro María de Ureña, Rafael Urdaneta, Samuel Darío Maldonado, Simón Rodríguez, Sucre, Torbes, así como en zonas rurales de San Cristóbal (Táchira); Río Negro, Maroa, Atabapo, Atures y Autana (Amazonas); Angostura, Caroní, El Callao, Sifontes y Sucre (Bolívar); San Fernando, Páez, Pedro Camejo y Rómulo Gallego (Apure); y Cabimas, Catatumbo, Colón, Guajira, Jesús María Semprún, Lagunillas y Machiques de Perijá (Zulia).”.

Para la organización pro defensa de los Derechos Humanos, ésta  especie de labor conjunta entre el gobierno venezolano y la guerrilla colombiana, ocurre ante la mirada indiferente y casi cómplice de las Fuerzas Armadas venezolanas, ya que hasta el momento no han ejecutado acciones contundentes para evitar la presencia y el desplazamiento de grupos irregulares en territorio nacional.  

El informe revela que las razones para que la guerrilla colombiana utilice la distribución de las cajas de comida del programa social (CLAP), como mecanismo de control, manipulación y  dominación de la población en la zona de frontera es la grave crisis económica, la carencia de un sistema de salud eficiente,  el colapso de los servicios públicos y la falta de atención por parte del Estado Venezolano.  

Asimismo el estudio afirma que “desde 2017 FundaRedes ha denunciado esta distribución irregular ante instancias regionales y nacionales de Venezuela, como el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo, pero hasta ahora no se ha obtenido respuesta ni se han emprendido acciones para impedir que esta injerencia continúe. Este hecho irregular es violatorio no sólo del derecho a la alimentación, sino también de los derechos a la paz y a la seguridad personal de quienes residen en estos territorios fronterizos”. Sonia Maldonado CNP 7.996
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.