Cómo los invidentes pueden hacer sus compras o experimentar un eclipse solar.


Prensa. share.america.gov.
Para los invidentes y otras personas con visión limitada las tareas de la vida diaria presentan desafíos, desde caminar por las calles ocupadas, incluso con un perro guía o un bastón, hasta ir a comprar comestibles. Una empresa tecnológica llamada Aira está tratando de cambiar eso.

Aira combina anteojos inteligentes con cámaras, inteligencia artificial y ayuda humana en vivo para dar información en tiempo real a las personas con desventaja visual sobre sus alrededores.

Tiene “una misión para permitir el acceso instantáneo a la información, donde sea que el usuario la solicite”, dice el ingeniero Suman Kanuganti, director ejecutivo y cofundador de la empresa con sede en San Diego.

Los suscriptores se conectan con un agente entrenado por Aira, que no solamente los ayuda a completar sus trayectos, sino que también transmite datos conseguidos en Internet y otras fuentes.

“Aira no tiene la intención de reemplazar al bastón o al perro guía”, dijo Kanuganti a la Federación Nacional de Ciegos en su convención realizada en 2017, sino de “enriquecer el mundo de la persona con información que no es fácilmente accesible con las herramientas tradicionales de asistencia”.

Los suscriptores reciben un par de anteojos equipados con vídeo, junto a instrucciones de cómo conectarlo a sus teléfonos inteligentes. Pueden pulsar un botón en los anteojos para conversar con agentes remotos las 24 horas del día.

Los agentes usan la transmisión de videos en vivo desde los dispositivos de los suscriptores, además de sistemas de posicionamiento global (GPS), mapas e información hallada en la Red, para ayudar a las personas con desventaja visual a encontrar su camino en un aeropuerto, o en un recinto universitario, a leer un menú y el correo, a reconocer rostros en la multitud, usar el transporte público, pedir un servicio de auto para transporte o incluso correr en maratones.

Los clientes pueden elegir entre cuatro planes de suscripción a precios diferentes y llamar a una asistente virtual llamada “Chloe” (similar a “Siri” del iPhone), cuando no requieren la ayuda de una persona en vivo.

La cadena de supermercados Wegmans ahora ofrece a sus clientes con desventaja visual el acceso gratuito a los servicios de Aira. Incluso sin una suscripción los compradores pueden simplemente apuntar la cámara de sus teléfonos automáticos a las estanterías de la tienda para usar el servicio.

Fundada en 2014 la empresa Aira deriva su nombre de las palabras “inteligencia artificial” y del nombre de un antiguo símbolo mitológico de Egipto llamado el “Ojo de Ra” (Ra).

Otras innovaciones para los invidentes y las personas con desventaja visual
Desde hace años la tecnología, desde las máquinas para leer a las computadoras que hablan, ha abierto las puertas a las personas con deficiencias visuales. Los teléfonos inteligentes y el Internet favorecen algunos de los recientes avances.

La aplicación Aware nombra en voz alta los lugares por donde pasan los usuarios. Elaborada por Rasha Said, fundador de Sensible Innovations (Innovaciones Sensibles), también tiene un botón para pedir “más información” que ofrece detalles sobre cualquier lugar que capte el interés del usuario.

También hay una aplicación para ayudar a los ciegos a experimentar un eclipse solar. El equipo del físico Henry “Trae” Winter, del Centro de Astrofísica Smithsoniano y de Harvard, se asoció con la NASA para elaborar una aplicación llamada Eclipse Soundscapes (sonidos de los eclipses). Esta aplicación ofrece ayuda con audio durante y luego de un eclipse y un “mapa de ruidos” que les permite a los usuarios escuchar y “sentir” los diferentes aspectos del fenómeno.

Los Centros de Estados Unidos para la Prevención y Control de las Enfermedades calculan (en inglés) que en un año reciente había hasta un millón de estadounidenses ciegos y otros 3,2 con impedimentos visuales. La Organización Mundial de la Salud indica que globalmente hay 253 millones de personas que tienen impedimentos visuales moderados o graves, entre ellos 36 millones de ciegos.

La ceguera y otras discapacidades mantienen a muchos fuera de la fuerza laboral. El gobierno calcula que sólo el 19 por ciento de los estadounidenses con discapacidades tenían empleo en 2017. Los avances tecnológicos pueden ayudar a liberar su potencial no utilizado. Lea más sobre cómo la Ley de Estadounidenses con Discapacidades ha mejorado la vida de muchos desde 1990.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.