Empresario venezolano Gorrín acusado en EEUU de lavado y corrupción; más de $1,000 millones en la mira.

Prensa. El Nuevo Herald.
El empresario chavista Raúl Gorrín, acusado el lunes en Estados Unidos de un entramado de corrupción que supera los $1,000 millones, se había asociado con un banquero venezolano en República Dominicana para comprar un banco con el específico propósito de lavar dinero, según los documentos de la corte.

La investigación de las autoridades, que implica directamente a los ex tesoreros de Venezuela Alejandro Andrade y Claudia Díaz, también involucra al banquero Gabriel Jiménez Aray, cuyos cargos podrían ser dados a conocer en la tarde del martes.

Fuentes vinculadas al caso informaron al Miami Herald y a el Nuevo Herald que Jiménez Aray es el hombre identificado en la acusación de Gorrín como el “Funcionario de Banco Extranjero”, que era dueño de un banco en República Dominicana.

“Cerca del 2010, Raúl Gorrín Belisario se asoció con el Funcionario de Banco Extranjero para comprar un banco extranjero que le ayudara a lavar los sobornos pagados a funcionarios venezolanos y las ganancias de este y de otros esquemas [de corrupción]”, declara la acusación presentada en la Corte Federal de Miami contra el dueño del canal de noticias venezolano Globovision.

Las autoridades federales planean apoderarse de la mansión de Gorrín en Coral Gables, que ha estado en el mercado por $8 millones. La casa frente al mar se encuentra entre docenas de sus propiedades en el sur de Florida y Nueva York que están manchadas por las presuntas actividades delictivas del empresario venezolano, dijeron las autoridades.

El abogado de Gorrín, Howard Srebnick, hasta el momento no ha podido ser contactado para que comente sobre el caso, pero en el pasado ha negado que su cliente haya cometido algún delito. “El señor Gorrín es un exitoso magnate de los medios de comunicación que no ha estado involucrado en ningún tipo de lavado de dinero”, dijo recientemente Srebnick en un mensaje enviado al Miami Herald.

Las fuentes consultadas también confirmaron que Andrade es el individuo identificado en la misma acusación como Funcionario Extranjero 1 y Díaz la persona mencionada como Funcionario Extranjero 2. Según la acusación, el entramado de corrupción comenzó en el 2008, luego que Gorrín le ofreció a Andrade millones de dólares en sobornos para obtener y retener ciertos negocios y acceso privilegiado al restringido sistema cambiario.

Parte de esos pagos fueron realizados con la compra de aviones ejecutivos, yates y caballos de competencia. Andrade, quien llevó una vida de opulencia en la localidad de Wellington, Florida, tenía una suntuosa finca con establos en esa ciudad.

La investigación federal se había centrado inicialmente en Andrade, un cercano colaborador y ex guardaespaldas del fallecido presidente Hugo Chávez. Gorrín, de 49 años, es acusado de conspirar con Andrade, de 53, para defalcar a la nación venezolana de millones de dólares. La acusación fue presentada originalmente en agosto por los fiscales federales Vanessa Snyder y Michael Nadler.

El esquema de corrupción y de lavado de dinero presuntamente dirigido por Gorrín superaba los $1,000 millones, según funcionarios familiarizados con el alcance del masivo entramado. El esquema fue ejecutado en momentos en que Venezuela ya entraba en un período de dificultades económicas extremas que han generado condiciones de hambruna en la nación petrolera.

Los documentos de la corte señalan que Gorrín presuntamente se asoció con Jiménez Aray cerca del 2010 para que le ayudara a lavar los sobornos dirigidos a funcionarios venezolanos.

Parte de esos sobornos estaban dirigidos a Andrade, quien siguió recibiéndolos incluso años después de haber dejado el cargo en el 2010. Entre el 2011 y el 2017, Gorrín le pagó a Andrade unos $94 millones, entre otras cosas por haberle presentado a Díaz, con quien continuó operando, de acuerdo con las autoridades estadounidenses. Díaz, por su parte, habría recibido al menos $65 millones, resaltan los documentos de la corte.

Este es el segundo caso federal en el que Gorrín se ve implicado. El controversial dueño de Globovision también se encuentra bajo la lupa federal por su presunta participación en un caso de lavado donde funcionarios venezolanos y empresarios ligados al chavismo conspiraron para defraudar a la estatal Petróleos de Venezuela por $1,200 millones.

Fuentes vinculadas al caso confirmaron que Gorrín es el individuo identificado en ese caso como “el conspirador 7”, quien es descrito en una de las acusaciones como “otro presunto millonario miembro de la boliburguesía y dueño de una red de televisión en Venezuela”.

En ese caso, Gorrín es visto como el gran arquitecto del esquema de lavado de dinero, donde millones de dólares fueron transferidos a los hijastros del gobernante Nicolás Maduro.

Gorrín por un tiempo intentó conseguir acceso a las altas esferas del poder en Washington para tratar de negociar con la administración del presidente Donald Trump una estrategia de salida para el asediado régimen de Nicolás Maduro, dijeron fuentes en Washington.

El magnate venezolano le pagó a Ballard Partners, la firma de cabildeo en Florida que utilizó Trump en su campaña, unos $450,000 desde junio a través de la filial estadounidense de Globovision, aparentemente para mejorar su imagen y para que le ayudara a expandirse a los mercados de Estados Unidos.

Gorrín, ampliamente criticado en Venezuela por la polémica compra en el 2013 del entonces canal de noticias de inclinación opositora Globovision, fue declarado persona non grata en el 2014 por la ciudad de Miami por sus presuntos vínculos con el chavismo.

Las autoridades han estado advirtiendo que dinero mal habido proveniente de Venezuela está inundando el mercado inmobiliario del sur de la Florida. “La malversación de las disminuyentes reservas internacionales es el combustible de estos esquemas de corrupción con el tipo de cambio. PDVSA es la principal fuente de ingresos y las monedas extranjeras (principalmente el dólar estadounidense y el euro) están siendo usadas para alimentar este tipo de operaciones corruptas”, dijo la acusación presentada ante la corte.

“El estado de la crisis social política y económica de Venezuela, a través de la cual prosperan corruptos ecosistemas de varios miles de millones de dólares, están alimentando un río de fondos criminales que pasa a través del sur de la Florida, que se ha convertido en un centro internacional de lavado de dinero y en un destino deseable para prósperos criminales y cleptócratas”, dice la acusación.

Siga a Antonio María Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.