Foro Periodismo en Transición o cómo informar y sortear la censura en Venezuela.

Prensa. Efecto Cocuyo.
Un panel de expertos periodistas venezolanos analizaron desde diferentes perspectivas el ejercicio periodístico y los retos que imponen esta profesión en  la Venezuela de hoy, signada por una profunda crisis que involucra la libertad de expresión.

En el marco del II Foro de Periodismo en Transición,  celebrado este 27 de noviembre, el periodista y también locutor de radio Alonso Moleiro manifestó que esta dictadura se disfraza de democracia. Explicó que el diseño represivo que implementó el Gobierno está basado en el modelo ruso. Un modelo que concede la libertad de expresión “a medias”, en el que se implanta un límite muy estrecho, una censura que hostiga a los medios y a los periodistas.

Moleiro destacó que en una “situación extralegal”, en la que los medios masivos están prácticamente anulados, el poder puede resumirse en la fuerza.  Comentó sobre el control del “cuarto poder“: de las comunicaciones, los medios referenciales y, en consecuencia, del ánimo de la gente.

Según Moleiro, es una práctica de vital importancia para los regímenes autoritarios, pues todos estos modelos procuran moldear una realidad aparte. Procuran crear un espejismo conocido como la “posverdad“.

En el foro, denominado “Los medios digitales de Venezuela, en el filo de la incertidumbre”, contó con la presentación del libro “El periodismo en Venezuela. Los años duros”, de Andrés Cañizales, director de Medianálisis.

Cañizales se encargó de presentar el compendio y brindar unas primeras palabras en el evento. Luego, introdujo a la directora editorial de Efecto Cocuyo, Laura Weffer, quien mediante un video mostró los desafíos que requiere el emprendimiento en Venezuela, sobre todo en el ámbito comunicacional.

“En medio de la oscuridad, logramos decir aquí estamos y seguimos produciendo información confiable. Esta situación en Venezuela abre oportunidades que antes no podíamos tener, es un desafío”, resumió Weffer, cofundadora de este medio digital venezolano.

El foro contó con la participación de dos grupos de periodistas, que se encargaron de moderar: Patricia Marcano, de Armando.info y Héctor Torres, de La Vida de Nos. Tomás Straka, historiador, tomó la palabra en la transición de un panel a otro.

Medios digitales y su poco alcance
Entre los ponentes estuvo Omar Lugo, director de El Estímulo. Profundizó en el concepto del “cuarto poder” y dijo que no existe hoy en Venezuela, pues la prensa y los medios ya no tienen la influencia que en algún momento pudieron tener en la agenda política.

Las plataformas digitales, agregó, no rompen con la homogeneidad de la información que controla el Gobierno. No son capaces de cambiar la opinión pública por su escaso alcance. “Solo influyen en los sectores A y B del alto gobierno, del sector empresarial y del sector académico. No en las masas”.

Para Lugo, no es la naturaleza de los medios digitales el problema, sino la situación económica y social en Venezuela. La falta de acceso a teléfonos inteligentes por sus altos precios y su posterior manutención, la crisis eléctrica y la violencia criminal, son aspectos que reducen la circulación de información, indicó.

Luego, añadió, basándose en la ponencia de Mariengracia Chirinos (Ipys), que el tipo de internet en el país es otro obstáculo a sobrepasar. Desde el año 2009, explicaba Chirinos en su intervención , la red virtual no ha sido prioridad para el gobierno, algo que la periodista considera lógico y congruente por ser un régimen autoritario.

Carlos Correa, director de Espacio Público, argumentó que, a pesar de la lucha contra la censura por parte de medios y periodistas, la repercusión y las secuelas de la información es mínima, porque en Venezuela no hay institucionalidad que accione ante las denuncias de los medios.

Correa cree que los medios digitales deben evaluarse. Que hoy en día existe una necesidad de “reconfigurar” el estilo para sortear la censura y ganar más atención y fidelidad. “Hay que relacionarse con las audiencias, no solo producir información. No podemos tratar a la gente como audiencia únicamente”.

¿Existe solución a la censura?
Los ponentes dejaron claro que el periodismo lidia con un problema: la censura,  que tiene dos aristas; una es cómo esquivarla y la otra cómo proporcionar información a todos los sectores de la sociedad.

Valentina Oropeza, de Prodavinci, destacó la importancia de la validación de expertos en materias que el periodista no maneja y el conocimiento que éste debe tener de los marcos legales. Ésta, según Oropeza, es una forma de esquivar la censura, ya que es un respaldo sólido y considerable.

César Batiz, de El Pitazo, y Carmen Riera, de RunRunes, describieron la censura que han sufrido en sus respectivos medios, y la calificaron como un nuevo tipo de censura. Uno “sofisticado”. Recalcaron la importancia de hacer alianzas con otros medios y del trabajo con los ciudadanos. Batiz señaló que, los medios deben innovar, buscar ayuda y otras formas de difundir sus noticias, como “la radio y los volantes”, para llegar a esa parte de la población que no tiene acceso fácil a teléfonos inteligentes o internet.

Clavel Rangel, de Soy Arepita, explicó el proceso de difusión de información que emplea su equipo de trabajo. Para evitar censura, y garantizarse el flujo de sus noticias, Soy Arepita envía un boletín todas las mañanas a sus subscriptores. Para lograr la rentabilidad, manifestó, la colaboración y las donaciones son esenciales, puesto que los usuarios apuestan y necesitan información veraz
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.