Ex ministro: ‘Bolivia le sigue a Venezuela. Es la crónica de una muerte anunciada’. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

viernes, 14 de diciembre de 2018

Ex ministro: ‘Bolivia le sigue a Venezuela. Es la crónica de una muerte anunciada’.

Prensa. El  Nuevo Herald.
El ex ministro boliviano Carlos Sánchez Berzaín es uno de los más enconados opositores de Evo Morales, el primer presidente indígena de la nación sudamericana. “Evo Morales controla el estadio, las reglas, los jugadores, la pelota de fútbol, el árbitro y hasta parte del equipo contrario”, dijo Sánchez Berzaín, quien trabajó como ministro de gobierno y de defensa en los gobiernos anteriores a Evo Morales, en una entrevista con el Nuevo Herald.

El pasado 4 de diciembre el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia aceptó la postulación del presidente Evo Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera para las elecciones presidenciales que se celebrarán en enero. Sánchez Berzaín, experto en Derecho Constitucional y politólogo, cree que se trata de la coronación de la obra totalitaria de Morales y el desmantelamiento del Estado boliviano.

“Bolivia está solo un par de capítulos por detrás de Venezuela, pero, como todo proyecto castrochavista, es la crónica de una muerte anunciada”, apostilló el autor de Dictaduras del Crimen Organizado en las Américas y La dictadura del siglo XXI en Bolivia.

 “Bolivia es una dictadura que simula democracia. Es un modelo que sigue una agenda dictada desde La Habana. Ya vivimos parte de este libreto en Venezuela y en Nicaragua: se viola la constitución, se suplanta, se copan los poderes públicos, se desmantelan las instituciones y el gobernante se atornilla en el poder”, dijo.

Evo Morales fue electo en 2005 con cerca del 54 por ciento de los votos. En ese momento la reelección estaba prohibida. Su gobierno realizó una reforma constitucional que permitió su reelección en 2009. Al finalizar ese mandato, Morales logró que su primer período al frente de la presidencia no contara, por estar bajo la carta magna anterior. Se postuló y fue electo nuevamente en 2014.

Bajo su gobierno se estatizaron los hidrocarburos y se promovió la reforma agraria. El Estado redujo sustancialmente el número de pobres y emitió bonos de ayuda a madres solteras y estudiantes, redujo los salarios de los funcionarios y, con el auxilio de médicos cubanos y petrodólares venezolanos, lanzó operaciones de salud pública en lugares remotos.

Bajo la Constitución boliviana el presidente es elegido por el pueblo de manera directa, y se le permite gobernar por cinco años y solamente una reelección de manera continua. Pero el mismo Morales ha dicho que ya se “acostumbró” al poder y no quiere “salir”.

En 2016 Morales promovió un referéndum vinculante para reelegirse, pero perdió por un estrecho margen. Ante la derrota rompió con su promesa de no insistir en la relección y acudió al Tribunal Constitucional de Bolivia que consideró “inconstitucional” y violatorio de los derechos humanos de Morales el límite impuesto en la Constitución a la reelección.

“Los que creemos en la democracia no podemos jugar el juego que nos propone Evo Morales. Tenemos que salir de ahí. Es lo que le pido a la oposición boliviana: no prestarse para legitimar una dictadura”, dijo Sánchez Berzaín.

Morales, por su parte, ha dicho en varias entrevistas que no se trata de un deseo suyo reelegirse, sino del “pueblo” que lo ha escogido para que lo lidere. “A veces me pregunto, el día que lo deje [el poder], ¿con qué tema voy a madrugar o acostarme a la una de la mañana? Ya me acostumbré. Antes me encantaba ir a actos cívicos. Ahora lo que me gusta es entregar nuevas obras”, dijo a El País un poco antes del referéndum vinculante.

Para el ex ministro de gobierno, quienes decidan participar en las elecciones presidenciales bolivianas pautadas para enero de 2019 serán “legitimadores” y “colaboradores” del dictador. “Tenemos que aprender la lección que nos ha dejado el pueblo venezolano. No existen elecciones bajo dictadura ni se puede salir de una dictadura comunista a través de los votos”, dijo Sánchez Berzaín.

A su juicio, no se trata de quitar la legalidad a este tipo de “dictaduras” —Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia— porque la estructura legal les pertenece a los gobiernos. “Se trata de quitarles la legitimidad. Maduro celebró una elección en mayo y el pueblo venezolano se abstuvo doblemente: no presentaron candidatos y no votaron. ¿Quién puede decir que ese gobierno es legítimo?”, ejemplificó.

 “Nadie duda que Cuba tiene un gobierno deslegitimado pese a los grandes negocios y países aliados a la dictadura. Nadie duda que Venezuela y Nicaragua están en esa misma situación. ¿Vamos a esperar a que en Bolivia pase lo que pasó en Venezuela y Nicaragua y masacren a nuestro pueblo?”, preguntó.

Tras la decisión del Tribunal Supremo Electoral, miles de personas han salido a las calles a protestar contra la reelección de Morales. Incluso comunidades indígenas como los tacanas de la Amazonía y los tsimanés le han retirado su apoyo y creen que se trata de una traición a las tradiciones de esas comunidades que establecen que el poder se comparte entre varios líderes.A juicio de Sánchez Berzaín, en Bolivia no están garantizadas las libertades fundamentales, por lo que no es posible llevar a cabo una campaña electoral justa. “Evo Morales tiene todo el dinero del mundo y todo el aparato del Estado para hacer campaña electoral”, insistió.

Director del Interamerican Institute for Democracy con sede en Miami, donde se encuentra exiliado, Sánchez Berzaín, está preocupado por el futuro de su país. “Este gobierno está forzando a Bolivia al supremo y legítimo derecho a la rebelión al cerrar todos los caminos democráticos para que el pueblo se exprese”, dijo el analista. “Está en evidencia la falsificación de democracia y el pueblo de Bolivia es forzado al supremo derecho de la rebelión contra la tiranía y la opresión”, enfatizó.

Puede seguir a Mario J. Pentón en su página de Facebook y en Twitter: @mariojose_cuba.