OPINIÓN: 2018: El Año que Detestó al Periodismo Venezolano por Carlos Eugenio Rojas. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

domingo, 30 de diciembre de 2018

OPINIÓN: 2018: El Año que Detestó al Periodismo Venezolano por Carlos Eugenio Rojas.

Opinión. Carlos Eugenio Rojas.
Cada año de historia revela lo difícil que ha sido del camino transitado por los profesionales de este oficio en el país. El 2018 no prometió ser diferente, pero a pocos momentos de despedirse, complicó el panorama con dos acontecimientos que dejan minusválida a una labor que requiere de una muleta con urgencia.

Teodoro Petkoff fallece y al poco tiempo el diario El Nacional anuncia la publicación de su última edición impresa. Teodoro creó su fortaleza para la razón en el semanario Tal Cual. Sus acertadas, corrosivas y entretenidas editoriales se convirtieron en parte de la dieta de quienes buscaban una visión crítica y analítica en medio de una sociedad que cada día encontraba estos conceptos indeseables.

Incluso sus detractores más detestables se veían imposibilitados de refutar sus candentes opiniones. Tal Cual se convirtió en un paraíso para columnistas como Laureano Márquez, caricaturistas como Roberto Weil y otros destacados periodistas y colaboradores que deseaba encontrarse acompañados por la firma de Teodoro.
Ahora, se retira por siempre. No es suficiente con los cientos de comunicadores que han traspasado las fronteras venezolanas para buscar un mejor porvenir en otras tierras. Ahora, el anti héroe por excelencia del periodismo deja huérfana a esta ciencia, arte y oficio.

Luego, El Nacional, rotativo insigne venezolano de casi 80 años de circulación, oficina para nombres como Arturo Uslar Pietri, Alexis Rodríguez y otros tantos ha concluido su circulación en papel; uniéndose a una larga lista de medios que han tenido que abandonar la tinta por los píxeles.

… para quienes puedan verlo.
Varios servicios de navegación de Internet impiden a sus usuarios acceso a la página web de El Nacional, algunos proveedores demuestran tener ya bastantes problemas para ofrecer una conexión decente y mientras que un teléfono celular puede ser más práctico para leer que un periódico impreso, puede atraer atención no deseada y provocar a los amigos de lo ajeno.

Definitivamente, el 2018 no demostró mucho cariño por el periodismo en Venezuela. El propio Teodoro se refería a esta profesión en la actualidad como “un periodismo capaz de reflexionar sobre sí evidencia cuán lejos está el reportero elemental de otrora del que practica hoy una suerte de nuevo y vivaz género literario o un saber altamente especializado. Ese periodismo concluimos está lleno de muchos y promisorios posibles”.
No todos adoran esto

Anuncio