VENEZUELA: El COVID-19 y los desafíos de pacientes de alto riesgo en Venezuela. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

viernes, 27 de marzo de 2020

VENEZUELA: El COVID-19 y los desafíos de pacientes de alto riesgo en Venezuela.

Prensa.  panampost.com.

Según el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, hasta este lunes el número de casos globales de coronavirus (COVID-19) asciende a 387 919, mientras que los fallecimientos totalizan los 17 010 desde el inicio de la epidemia en China, que se ha convertido en pandemia y prácticamente todos los países han sido alcanzados por el virus.


En este sentido, la agencia Efe reseñó que China se mantiene como el país más afectado, con 81 600 casos, con 39 casos importados de países que se han convertido en foco de la pandemia y ningún caso de transmisión local en el último día. Le sigue Italia, Estados Unidos y España, por número de casos.


El COVID-19 sigue su expansión por América, con medio millar de muertes y unos 38 000 contagiados, lo que ha llevado a los diferentes Gobiernos a tomar medidas que aminoren el impacto generado por la pandemia.


Maduro y su arsenal terapéutico para enfrentar el COVID-19
Venezuela no se escapa de las estadísticas sobre casos confirmados oficialmente. El domingo Nicolás Maduro reportó en cadena nacional que «Venezuela había llegado a 77 casos comprobados, todos importados». Desglosó que 21 casos son provenientes de España, 10 de Colombia, 3 de Estados Unidos, 3 de República Dominicana, 3 de Italia, 2 de Brasil y 1 de Perú, por lo que esta suma abarcaba la procedencia de 43 de los 77 pacientes confirmados con la enfermedad.


En horas de la tarde del mismo lunes, la otra comisionada del chavismo ante el COVID-19, Delcy Rodríguez, actualizó cifras y reportó siete nuevos casos positivos para un total de 84 contagios registrados en Venezuela. «Estos nuevos casos fueron reportados tres en el estado Barinas, dos en Aragua y uno en Miranda y Distrito Capital».


La vulnerabilidad del sistema de salud
Paradójicamente, desde inicios del mes de marzo y específicamente cuando la OMS declaró el COVID-19 una pandemia,  especialistas e involucrados con el área de la salud en Venezuela han cuestionado insistentemente si realmente el sistema de salud está preparado para garantizar desde lo más mínimo —servicios públicos básicos—, el protocolo universal del lavado de manos, equipos de protección personal para los profesionales mientras hacen su trabajo de asistencia, hasta ventiladores para las terapias intensivas.


Para el jefe del Institute for Healthcare Improvement (IHI) en Europa y América Latina, Pedro Delgado, hay que actuar con urgencia. El COVID-19 debe ser manejado dejando a un lado los extremos políticos, porque es un tema sanitario, de civismo, de humanidad. «Es una bomba de tiempo, y el tic-toc-tic-toc de su reloj sigue aumentando en volumen, al mismo ritmo que aumenta progresivamente la ansiedad individual y general de los ciudadanos».


Igualmente indicó que los casos siguen aumentando a diario en presencia de «un sistema de salud que no es sistema en el estricto sentido de la palabra», sino una serie de instituciones inconexas.


Delgado explicó, en referencia a la crisis de salud que atraviesa Venezuela, que «poco se sabe de su estado más allá de la Encuesta Nacional de Hospitales que nos dice que la infraestructura física hospitalaria es muy deficiente — los servicios llegan intermitentes y en algunos ni el agua llega, en la mayoría los insumos médicos y el personal son deficientes para las necesidades cotidianas y no cuentan con equipos suficientes, especial mención de respiradores que son escasos; hay ausencia de protocolos de acción para epidemias y de zonas habilitadas de aislamiento para pacientes infectados. La emigración masiva de los últimos años de profesionales de salud es otro factor importante a considerar».


‘Resguardo de los derechos de los más vulnerables’
Ante la llegada del COVID-19 a Sudamérica y el devastador panorama que se vislumbra frente a esta pandemia,  basado en el padecimiento diario de miles de venezolanos con enfermedades crónicas, los llamados de atención no se han hecho esperar.