Biodiversidad y seguridad alimentaria centrarán Congreso de la papa en Perú.

Prensa. ipsnoticias.net
Hace 458 años la papa salió de Perú, su origen, para alimentar al mundo. Medio siglo después, la producción del tubérculo está extendida por todo el planeta pero existen desafíos para preservar su biodiversidad como fuente de la seguridad alimentaria así como los derechos de los campesinos que sostienen este legado para la humanidad.

La realización en el milenario Cusco, centro del que fuera el imperio inca en el sur de los Andes peruanos, del 10 Congreso Mundial de la Papa entre el 27 y 31 de mayo, es un reconocimiento a Perú como principal proveedor del tubérculo al poseer la mayor cantidad de germoplasma en el globo, y una gran oportunidad para su potencial comercial.

“Perú tiene 3.500 variedades de papa de las 5.000 existentes en el mundo, culturalmente es una forma de vida, un sentimiento, una mística; y en lo productivo comercial es una ventana para asomar al mundo con nuevos productos como harinas, hojuelas, licores y papa fresca”, declaró a IPS el ingeniero Jesús Caldas, director de Gestión del estatal Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), que lidera el Comité Organizador del encuentro mundial.

“Es importante la designación del Perú como sede, la comunidad científica involucrada en la innovación global del cultivo de papa volverá a la fuente de su origen y diversidad, que resulta gravitante para la seguridad alimentaria”: Gonzalo Tejada. Iniciado en 1993, este Congreso técnico científico se realiza trienalmente y por primera vez tendrá como sede un país de América Latina.

Con el lema “volviendo al origen por un futuro mejor” e impulsado por el Congreso Mundial de la Papa (WPC, en inglés), la décima edición reflexionará en torno a los ejes de biodiversidad, seguridad alimentaria y negocios.

“Es importante la designación del Perú como sede, la comunidad científica involucrada en la innovación global del cultivo de papa volverá a la fuente de su origen y diversidad, que resulta gravitante para la seguridad alimentaria”, dijo a IPS Gonzalo Tejada, coordinador nacional de Proyectos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), integrante del Comité Organizador del Congreso.

La papa fue domesticada hace unos 8.000 años en el altiplano peruano, en la región de El Puno, compartida con Bolivia, y tras la presencia española en esta parte del continente la planta llegó al país ibérico a fines del siglo XVI y de allí se extendió hacia toda Europa, convirtiéndose en un alimento vital.

El no gubernamental Centro Internacional de la Papa (CIP) indica que el tubérculo, de significativas propiedades nutricionales,  es hoy el tercer cultivo más importante en el planeta después del arroz y del trigo y que más de 1.000 millones de personas consumen en forma regular una producción anual estimada en 374 millones de toneladas.

El organismo, con su oficina central en Lima, reporta que la superficie global cultivada de papa supera los 19 millones de hectáreas en 156 países. “El mayor consumo es de manera industrial en papas para fritura, en almidón o en licores como el vodka, lo que implica una producción de grandes empresas transnacionales”, señaló Tejada, de FAO.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment