El mal de Chagas prolifera en Puerto Nuevo entre el calor y las aguas estancadas. Táchira.

Prensa. Efecto Cocuyo.
A dos horas de San Cristóbal, en el límite entre los estados occidentales Táchira y Barinas, se ubica el caserío Puerto Nuevo, municipio Libertador donde, del 29 de marzo al 9 de abril, la comunidad vivió días de angustia por la muerte de cinco personas a causa de un brote de mal de Chagas.

Un afluente rodea a la pequeña población donde habitan cerca de mil 500 personas, según cálculos ofrecidos por los propios residentes. El calor húmedo impera en esta zona endémica a la proliferación del chipo, insecto transmisor del parásito trypanosoma cruzi.

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez y el viceministro de Salud, Yassid Alemán realizaron un recorrido por las viviendas de la zona, donde los vecinos expresaron sus quejas, ya que consideran que solo han sido tomados en cuenta por los políticos cuando “llegan buscando votos“.

En los rostros de los locales se reflejaba la preocupación por lo acontecido en el sector 8 de Febrero de Puerto Nuevo con esta contingencia sanitaria.

En el interior de las casas, las aguas servidas rebosan las pocetas, pues la red de cloacas de esta población se encuentra colapsada desde que se dañaron las turbinas que movilizan el sistema. Y cuando llueve los patios de las viviendas se inundan con aguas fétidas que, en algunos casos, se filtran en las viejas casas rurales.

En esos patios, se evidencia como los pozos contaminados se forman sobre los puntillos o perforaciones donde los pobladores captan el agua para consumo humano, ya que la comunidad del 8 de Febrero no es beneficiada con agua del acueducto. Por esta razón, lo que debería ser agua potable es un líquido de color amarillento y con sedimentos blancos.

Una familia que construyó un canal de cemento alrededor de su casa para desviar las aguas servidas que corrían desde la fachada, pero ahora el líquido putrefacto está estancando y se pueden observar cómo abundan los insectos en la orilla del inmueble.

Algunos residentes cuentan con ingresos suficientes para comprar botellones para el consumo diario, pero la mayoría ingiere el agua que obtienen de los puntillos y confiesan que, en ocasiones, han tenido que beberla sin hervirla previamente debido a los largos períodos que pasan sin surtir sus bombonas de gas doméstico. Además, la comunidad denunció que también pasa noches enteras sin servicio eléctrico.

Reportaje completo:
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment