El País: La hiperinflación ha sumido en la pobreza a millones de venezolanos.

Venezuela, un país con una hiperinflación que sume en la miseria a miles de familias cuanta con un salario mínimo de 5,2 millones de bolívares, con el complemento para alimentación. ¿Para qué alcanza? Cientos de miles de litros de combustible, pero ni una sola lata de atún.
Prensa. El País.
La hiperinflación ha sumido en la pobreza a millones de venezolanos. Maduro triplicó recientemente el salario mínimo, hasta los tres millones de bolívares, equivalentes a menos de un dólar al mes. Con el complemento para alimentación, el salario mínimo sube a 5,2 millones, pero sigue siendo mísero, poco más de un euro al mes. Prácticamente no da para comprar comida, pero sí gasolina en abundancia pues el litro cuesta solo 6 bolívares. Con un salario mínimo no da para comprar una lata de atún, pero sí cientos de miles de litros de combustible.

El combustible mantiene el mismo precio desde 2016, la única vez en 20 años que se ha aumentado. La hiperinflación ha dejado ese precio en simbólico, la gasolina es virtualmente gratis, el único coste es la propina que se da al empleado de la estación de servicio. El litro de gasolina de 95 octanos cuesta 6 bolívares, como se ve en la fotografía de una gasolinera de Caracas. Eso quiere decir que con el equivalente a un euro se podrían comprar cerca de 700.000 litros de gasolina. Con un céntimo de euro daría para 6.800 litros de gasolina, el equivalente a repostar 40 litros de gasolina a la semana durante más de tres años.

Que el precio de la gasolina se ha convertido en absurdo lo ilustra claramente la comparación con cualquier otro producto del mercado. Una lata de 140 gramos de atún como la de la fotografía, a un precio de 6,4 millones de bolívares, cuesta ya más que un millón de litros de gasolina de 95 octanos. La gasolina de 91 octanos es aún más barata, 1 bolívar por litro, con lo que por lo que cuesta una lata de atún se podrían pagar seis millones de litros de combustible.

Un letrero con el precio de la carne en un estante vacío de Caracas. Los precios se muestran en bolívares fuertes y en bolívares soberanos, la nueva moneda creada por el Gobierno de Maduro que consiste en quitar tres ceros a la moneda anterior. A su vez, el bolívar fuerte ya equivalía a 1.000 de los antiguos bolívares. El precio de la gasolina es de 6 bolívares fuertes, aunque la denominación extendida ya es simplemente bolívares. El precio de un kilo de carne de res en el momento de la fotografía era de 5.450.000 bolívares (fuertes).
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment