Fuerzas Armadas aseguran que la prioridad es capturar a miembros del ELN.

"El ELN (Ejército de Liberación Nacional) es prioridad, aunque tiene su estructura de mando y control en Venezuela", aseguró el general Alberto Jose Mejia
Prensa. Diario Las Américas.
El comandante de las fuerzas militares colombianas, general Alberto José Mejía, indicó que el principal objetivo de sus operaciones es capturar a los guerrilleros del ELN y acabar con las bandas que conformaron los disidentes de las FARC. “El ELN (Ejército de Liberación Nacional) es prioridad, aunque tiene su estructura de mando y control en Venezuela”, detalló Mejía en entrevista con el diario “El Tiempo”.

Al ser cuestionado sobre los altos mandos de esta guerrilla que aún están en Colombia, Mejia dijo que se trata “de jefes de los frentes de guerra y algunos comandantes de cada frente”, pues desde hace algunos meses las autoridades han dicho que la cúpula de esta organización abandonó el territorio nacional.

En el otro lado, el blanco militar son los ex guerrilleros de la otrora organización armada FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias del Común) que decidieron desconocer el acuerdo de paz y continuar portando sus fusiles.

“En cuanto a los grupos residuales (disidentes de las FARC) están ‘Guacho’ (que opera en los límites con Ecuador), ‘Gentil Duarte’, ‘Mordisco’ (en el este y sur) y ‘Cadete’ (en el sur, en el selvático departamento del Putumayo)”, especificó Mejía.

De ellos, uno de que más ha estado activo es el ecuatoriano Walter Arizala, alias “Guacho”, a quien se le atribuye el secuestro y posterior asesinato del equipo periodístico del diario quiteño “El Comercio” y de una pareja de ecuatorianos. El comandante reveló que su equipo ha estado cerca de “Guacho” en unas tres oportunidades durante los últimos dos meses, pero que éste se escuda con civiles indefensos.

“Atrapar a ‘Guacho’ implica la aplicación de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, y si para dar de baja a ‘Guacho’ tenemos que pasar por encima de una familia humilde o de unos indígenas o de una lancha con personas indefensas, nosotros preferimos dejar que pase el blanco y no atacarlo”, detalló el comandante. Mejía explicó que “estos delincuentes abusan, poniendo a las comunidades indígenas y minorías étnicas como escudo (humano)”, por lo que se ha hecho más difícil su captura.

A finales de 2016, el Gobierno de Juan Manuel Santos firmó un acuerdo para finalizar el conflicto con las FARC, por lo que sus miembros entregaron las armas e iniciaron un proceso de retorno a la sociedad. De otro lado, desde hace un año se instaló una mesa de diálogo para acordar una salida pacífica con el ELN, la última guerrilla que opera en Colombia.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment