Amenazan a bomberos de Mérida por ayudar a sus compañeros detenidos con comida y enseres.

Prensa. Efecto Cocuyo.
Desde el 16 de septiembre, dos bomberos de Mérida se enfrentan a ser condenados a una pena de 20 años por parodiar al presidente Nicolás Maduro. Aunque sus compañeros quieren apoyarlos económicamente, fueron amenazados para evitar que colaboraran.

Esta información se conoció por el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de la Universidad de los Andes (ODH-ULA), ente que acompaña a ambas familias y que considera una arbitrariedad la detención de los funcionarios.

“Nos comunicaron que los compañeros de los bomberos detenidos hicieron un grupo para dar asistencia con comida y enseres personales. Pero les llamaron la atención y los amenazaron. De parte de la institución no hay ninguna manifestación de apoyo”, indicó Mayda Hocevar, directora del ODH-ULA.

Los bomberos detenidos en el estado Mérida son Carlos Julio Varón García y Ricardo Antonio Prieto Parra. El primero es padre de dos jóvenes de 18 y 22 años de edad. El segundo es sustento de un hogar constituido por su esposa y su hija adolescente de 16 años.

“Son personas humildes y honorables. Ambos tienen una hoja de vida profesional intachable de 10 y 12 años de servicio”, respectivamente, expuso Hocevar. A la preocupación de tener a un pariente privado de libertad, se le suma ahora la distancia y la crisis de transporte para visitarlos. El pasado viernes 21 de septiembre fueron trasladados al retén de la Policía de Mérida (Polimérida), ubicado en Bailadores, municipio Rivas Dávila de la entidad andina.

Antes estaban recluidos en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Ejido, municipio Campo Elías, localidad en la que también habitaban. Entre ambas ubicaciones hay al menos tres horas de viaje, que deben enfrentar al menos dos veces por semana.

Según la defensora de derechos humanos de la ULA, en el estado se vive una escasez de gasolina, lo que repercute en la disponibilidad de transporte público. Por esta razón, el resto de los compañeros de los funcionarios bomberiles intentaron organizarse para brindar apoyo a la familia; pero al ser descubiertos, fueron intimidados.

Se conoció que Bomberos de Mérida evalúa la destitución de Varón García y Prieto Parra como una sanción administrativa. Mientras el proceso se realiza, las familias pueden gozar del sueldo.

Los dos funcionarios de los Bomberos de Mérida habían grabado un video en el que se ve cómo pasean a un burro por la estación #8 ubicada en Apartaderos, en el municipio Rangel de la entidad andina. El viernes 14 de septiembre se conoció que fueron aprehendidos por hombres de la Dgcim. Y el domingo 16 fueron imputados por el delito de incitación al odio con agravantes.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.