La sangre criolla los guía al éxito.

Atlanta está cerca de ganar la división Este, en parte, gracias a su trío de venezolanos
Prensa. Diario Lider.
Los Bravos de Atlanta llegaron a la jornada de ayer con ventaja de 7.5 juegos sobre los Filis de Filadelfia en la División Este de la Liga Nacional, afianzándose como uno de los grandes equipos del big show este año. Gran parte de su éxito recae en los venezolanos, quienes han sido pilares en la estructura del equipo. Ronald Acuña Jr., Ender Inciarte y Aníbal Sánchez han contribuido en los tres aspectos del juego: ofensiva, defensiva y pitcheo.

Acuña Jr. ha sido indudablemente uno de los factores claves, al reafirmar cada día su chapa de superprospecto con la que arribó a la presente temporada. El nativo de La Sabana está registrando números increíbles, pese a solo ser un novato, llegando a ser considerado uno de los mejores jugadores del viejo circuito.

Sus 25 cuadrangulares lo ubican como líder de los hacheros, mientras que su average de .290 lo lleva a la tercera posición. Además, es segundo en bases robadas con 14, solamente detrás de su compatriota, Ender Inciarte, quien, como de costumbre, ha tenido una excelente campaña en el jardín central. El patrullero a penas ha cometido cinco errores en 141 compromisos, registrando un porcentaje de fildeo de .986. No obstante, el nativo de Maracaibo también ha logrado responder con el madero, al sumar 58 carreras remolcadas, la quinta mayor marca de la novena.

Por su parte, Sánchez se ha afianzado como uno de los lanzadores de calidad de la tropa que dirige Brian Snitker, al reflejar efectividad de 3.01, el segundo mejor porcentaje de carreras limpias entre los serpentineros de los Bravos. Además, los rivales solo le batean para .217, emergiendo como uno de los brazos sorpresivos en este 2018.

Rumbo al banderín
Los Bravos de Atlanta tienen casi un pie dentro de la postemporada. Sin embargo, la tropa dirigida por Brian Snitker también podría conquistar el banderín de la división Este de la Liga Nacional, algo que no han conseguido desde el 2013, cuando finalizaron con récord de 96-66, sacando 10.0 juegos de ventaja en relación a los Nacionales de Washington, quienes culminaron segundos. Desde ese entonces, el equipo hachero nunca había podido terminar una temporada con marca positiva, hasta este campaña, donde ya aseguraron jugar por encima de .500, con todavía 16 encuentros restantes en su calendario.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment