VENEZUELA: Aníbal Sánchez “Blockchain la clave para el Registro de Electores y Voto a Distancia”. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

martes, 25 de junio de 2019

VENEZUELA: Aníbal Sánchez “Blockchain la clave para el Registro de Electores y Voto a Distancia”.

Prensa. Aníbal Sánchez.

“Mientras algunos piden voto manual, pocos nos atrevemos a promover la modernización del electrónico” De acuerdo con un estudio de IDEA del 2017, de un total de 183 países estudiados, unos 160 cuenta con alguna fase electrónica en su sistema electoral; aunque la mayor parte del proceso sea manual y por ende dependiente de personas, operadores de esa fase. Posterior a este estudio en 2018 solo 7 países incorporaron más componentes para ir al voto electrónico, Solo tres países (Brasil, India y Venezuela) utilizan al 100% el voto electrónico. Estados Unidos, Colombia y Ecuador lo utilizan de forma parcial.

Nicholas Boucher redactor del informe sobre esta tecnología para el parlamento europeo, señalo que “utilizar Blockchain para llevar un registro de verificación, transparente y distribuido entre usuarios, permitiría que los votantes mismos sean quienes realicen la gestión, conteo y verificación de los votos en vez de una autoridad central como se acostumbra en la mayoría de los países”. Para el mismo las complicaciones con un BEV (Blockchain para Voto Electrónico) estaría en el anonimato y la dificultad para asegurar a los votantes la confianza en la seguridad y legitimidad del sistema.

Con la aparición de la tecnología blockchain, se empieza a poner el foco en conseguir un proceso electoral más automatizado y a su vez más confiable y transparente; algunos países han comenzado a utilizar esta tecnología, con el fin de conseguir mayor seguridad en la contabilidad de los votos. ‘Sierra Leona se convirtió en el primer país del mundo en usar blockchain para registrar el 70% del conteo en sus elecciones presidenciales’

Estos temas suelen ser muy densos, en un país, bajo una conflictividad política y social, complicada, donde la atención está para algunos en la superación de la crisis y para otros en la supervivencia. Como Consultor Electoral y Analista Politico, Anibal Sanchez, explica el “Blockchain o cadena de bloques, como un archivo tipo hoja de cálculo en la que se va añadiendo líneas debajo de otra para registrar eventos y no se puede cambiar ninguna previa. Esta hoja de cálculo se encuentra en una red y tiene la particularidad de que, al cambiar un dato en ella, se envía inmediatamente a todos los miembros (o nodos) estos podrán ver los cambios que se han hecho y compararla con su antigua copia local para verificar su validez”.

Técnicamente el Blockchain es una base de datos distribuida o (Distributed Ledger technology DLT) que trabaja por consenso, formada por una Cadena de Bloques diseñada para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado en un Bloque es sellado en tiempo (Time Stamp) y queda enlazando a uno anterior. Es muy adecuada para almacenar de forma creciente datos ordenados en tiempo y sin posibilidad de modificación, todas las partes ven la misma información, sin que una tenga que confiar en la otra. “De ahí que muchos empiezan a idear su implementación en Registros Electorales e incluso en bases de datos para la identificación de parlamentarios”.-

De elegirse un Blockchain público en el sistema electoral, los resultados podrían ser auditados en tiempo real no sólo por el ente encargado del proceso, sino también por partidos, universidades, medios de comunicación, y actores que generarían confianza y seguridad en el proceso. ¿Qué puede aportar esta tecnología Blockchain al proceso electoral? Cuando las elecciones se llevan a cabo mediante el uso de papeletas ‘manuales’ quedan muchas ventanas para un fraude, con esta tecnología toda la información recopilada, relacionada con los votos, se pudiera subir a una red con el fin de garantizar la inmutabilidad y transparencia. Los datos guardados no podrían ser alterados y correcciones siempre dejarían rastro. Las autoridades electorales podrían tener una visión global de toda la información, y actores podrían eventualmente tener acceso a parte de la información a tiempo real.

Uno de los mayores retos de los gobiernos con sistemas electorales electrónicos, es el voto por correo o a distancia, tema que no existía en Venezuela, pero a raíz de la necesidad de buscar opciones que permitan el voto de venezolanos en el exterior, este adquiere relevancia. “La poca transparencia de cara al ciudadano es uno de los problemas que gira en torno a este sistema” y el blockchain podría ayudar a mitigar la desconfianza, pues el elector o sus representantes pueden llevar el seguimiento. El proceso podría ser de la siguiente manera:

El ciudadano solicita el voto por correo.
El órgano responsable del Censo Electoral al aprobar solicitud, generaría una entrada ("Estado a fecha y hora determinada: Solicitud Procesada") que se registraría en un bloque, blockchain.

Ese registro tiene asociado un identificador en forma de hash (algoritmo de firma electrónica) con la dirección origen.

Cuando el votante, recibe el ID ‘voting’ necesaria para emitir su voto, recibiría ese identificador hash para consultar, en la dirección blockchain quedará su voto modelado “tokenizado”.

Opcionalmente en una dirección en internet podría acceder al explorador de bloques, y consultar encontrará un mensaje de “Estado a fecha y hora determinada: Ej Documentación entregada en domicilio".

Después de enviar su voto, y en el momento en que se ha cerrado el conteo, podría consultarlo nuevamente, Ej “voto contabilizado o nulo"

Así muchos no lo quieran, e incluso critiquen en medio de la ignorancia o con algún interés político, el futuro de cualquier sistema electoral en búsqueda de mayor competitividad pasa por un proceso completamente automatizado, y el blockchain podría aportar beneficios, así como en una oportunidad se realizó un ensayo o piloto con cuadernos electrónicos para la Elecciones de Gobernadores en dos Estados, se podría hacer este ensayo. Aprovechar la capacidad de tokenización, o modelizar digitalmente algo para representarlo dentro de la red y operar con ello, es una ventaja, como se hace antes de emitir los votos, definiríamos de forma segura cuál es el número total de personas que puede votar y asignaríamos a cada persona la titularidad intransmisible del ‘ID voting’ (denominación sugerida).

Con ello comenzaríamos a tener un REGISTRO ELECTORAL y limitaríamos las posibilidades de fraude: no pueden aparecer más votos de la nada y el sistema podría confirmar quién lo generó y de donde, evitándose suplantaciones de identidad. Se puede limitar los generados fuera de un periodo de tiempo por el ‘Time Stamp’, la tokenización en redes no públicas sino asociadas podría abrir un espacio en caso de votaciones en cuerpos colegiados como el parlamento.

Aunque algunos críticos dirán que técnicamente se puede hackear, un  proceso electoral realizado mediante blockchain, requeriría una fuerza tan grande que nadie tiene la tecnología para hacerlo, como lo explican sus ideólogos el blockchain en el sistema de sufragio sería como un tetris en el que cada voto forma parte de un mosaico y está asociado a otros elementos replicados y verificados en una multitud de dispositivos por lo que cualquier intento de querer alterar, obligaría hacerlo sobre más de la mitad de los ordenadores que participan en la cadena y al mismo tiempo, lo que lo hace imposible, por eso se usa en los sistemas financieros de monederos virtuales.