GuidePedia

Prensa. lanacionweb.com
Poco antes de las 7 de la noche de este sábado, dos sicarios motorizados asesinaron a balazos a un exfuncionario policial de estado Zulia en momentos que conversaba  con otras  personas en plena vía pública del barrio Monseñor Briceño, en Táriba, municipio Cárdenas.

La víctima, identificada como el excomisario Alexander José  Dávila González, de 45 años de edad, natural de Maracaibo, domiciliado en la carrera 5 de Táriba, fue director de  la Policía de La Cañada de Urdaneta (Poliurdaneta), también de la Policía Municipal de Baralt; además le adjudicaron el  remoquete del Amarillo, y en el Zulia le implicaron en una serie de hechos al margen de la ley.

Según las autoridades, como acostumbraba hacer algunos fines de semana desde que residía en Táriba, Dávila estaba reunido, dialogando con algunos vecinos en la esquina de la carrera 10 del sector Las Palmas, parte alta del barrio Monseñor Briceño, cuando arribaron los dos motorizados, que pasaron  junto al grupo sin despertar sospecha alguna.

Una vez tuvieron cerca al exfuncionario policial, el “parrillero” desenfundó un arma de fuego y disparó contra él en repetidas oportunidades, hasta causarle la muerte, para luego darse a la fuga. Ninguno de los acompañantes del expolicía resultó herido.

Al sitio arribó poco después una comisión de la División Contra Homicidios del Cicpc, que se encargó de efectuar el levantamiento y traslado del cuerpo a la morgue del Hospital Central de San Cristóbal, así como de colectar evidencias de interés criminalístico que quedaron en la escena del crimen, a fin de iniciar las investigaciones de ley.

Una vez se tuvo conocimiento del hecho de sangre, la prensa zuliana inmediatamente  comenzó a reseñar la noticia, por cuanto la víctima era sumamente conocida en el estado vecino, tanto por los cargos que como funcionario público ocupó, como por los delitos en los que estuvo implicado.

Aun cuando el diario Panorama erró en cuanto al lugar donde ocurrió el crimen, pues no fue en Capacho sino en Táriba, agregó en relación a la víctima que el Amarillo estuvo detenido por ser vinculado, por autoridades de Fiscalía y del Cicpc, en el cuádruple homicidio de Los Cortijos, perpetrado el 13 de junio de 2010.

“Por el  caso, el exfuncionario policial fue imputado por el delito de homicidio calificado en contra de cuatro personas, que se trasladaban en un Impala vinotinto, en Los Cortijos, de San Francisco. Recibieron más de 130 disparos. Autoridades dijeron que fue cooperador inmediato del hecho”.

Añade el diario zuliano que “el Juzgado Octavo de Control del Zulia ordenó en mayo de 2011  el pase a juicio de Dávila por la “Masacre de Los Cortijos”. Quedó en libertad el 21 de octubre de ese año, por orden del Tribunal Sexto de Juicio del Zulia. Recibió una medida cautelar por su condición de enfermedad y se acordó su presentación 
 
Top