GuidePedia

Prensa. Alpartaga Viajera. Kaiser Solano. Madrid.
La primera vez que emigré ocurrió cuando tenía 16 años y me mudé a Maracay. Estoy consciente de que he utilizado el término de forma incorrecta, porque emigrar es cuando te mudas a otro país. Sin embargo, la experiencia de irme de mi pueblo natal San Fernando de Apure a Maracay fue similar a la de emigrar. Lo dejé todo… mi hermoso pueblo, mi inocencia, mi cuarto rosado, mi casa en Llano Alto, mis amplios paisajes llaneros en los que miraba una línea verde oscura en medio del verde y azul del cielo.

En muchas ocasiones en Maracay hubo gente que me dio un trato peculiar, como si fuera extranjera en mi propio país. Me hacían preguntas con asombro ¿en Apure andan las vacas por la calle?, ¿vas a tu casa en caballo?, ¿solo comes frijoles? y muchas más. También fueron muchos los chalequeos, formalmente conocido como bullying, con miles de chistes en los que se burlaban del gentilicio llanero. Pero siempre me he mantenido firme mi idiosincrasia, para mí el respeto es importante y desde niña sé que los llaneros somos del tamaño del compromiso que se nos presente.

Ahora me encuentro en Madrid, si me preguntan si emigré puedo decirles que no, porque para mí no hay un lugar definitivo. Aquí algunas veces he recordado cuando me mudé a Maracay. Pero aquí soy una latina, represento a un país hermoso pero actualmente herido, que queda al norte del sur y se llama Venezuela. Como venezolana promuevo el respeto y la paz entre las personas. Desde que decidí ver el mundo sin fronteras, me hice un proyecto personal de vivir y viajar, me apasiona conocer los pueblos y su gente.

El hecho de haber vivido también en Caracas tres años, me preparó para vivir en cualquier ciudad del mundo. He aprendido que en estas tierras lejanas son de primer mundo por su pensamiento. En cuanto al acento español puedo decirles que bastante es diferente pero con el tiempo te acostumbras. Llevo cuatro meses en Madrid y he tenido que sustituir muchas palabras para adaptarme y para que me entiendan, como por ejemplo dejar de usar carro por coche; celular por móvil; papas por patatas; ni de broma por ni de coña, pitillo por pajita, okey por vale; pantaleta por braga (jajaja) y pare usted de contar.

Lo que si no he podido (ni quiero) sustituir es naguara, creo que sería el equivalente a hostias, pero los españoles siempre me preguntan qué significa naguara. Eso depende del contexto en que lo utilice o la emoción que exprese: sorpresa, desanimo, asombro, entre otras. Mi reflexión con este manifiesto es que dondequiera que me encuentre tengo presente mis raíces, me gustaría que los lectores de este web site apreciaran que cada persona es diferente porque proviene de diferente lugar, de ahí que tenemos distintos modos de expresarnos. Para finalizar les dejo una publicación viral que alguien escribió acerca de mi tierra natal: Apure.

“Soy de APURE, Donde se dice vente pa' acá! Donde todas las direcciones son: "Aquí cerquita" (Una cuadra llanera) Donde todos somos primos, y los hijos de tus amigos son tus sobrinos. Donde jugamos "DOMINÓ" en cada fiesta. Donde se toma Sopa e'MONDONGO. Donde se come COPORO FRITO CON TOPOCHO. Donde celebran los CARNAVALES en el RÍO. Donde le ponemos apodos a todo el mundo "Rodilla e' chivo, diente e' burro, bosta e' vaca, nariz de guante, cara e cabra" Donde hay empanadas de chiguire. Donde se saluda a los amigos con un: Como está la vaina mijo, qué paso compa. Soy del Mejor pueblo de Venezuela. Que viva APURE Yo AMO mi llano”

Nos vemos caminando por ahí!!

 
Top