GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
Vecinos y comerciantes que hacen vida en la avenida Baralt protestaron para rechazar la ocupación de la panadería Mansion’ s Bakery, por parte de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieconómicos (Sundde) e integrantes de los llamados colectivos, hace una semana.

Los vecinos comenzaron la concentración callejera a las 4:00 pm, a las puertas del local que se ubica en la esquina de Cuartel Viejo, en el centro de Caracas, a pocas cuadras del Palacio de Miraflores, desde donde el presidente de la República Nicolás Maduro, celebraba un consejo de ministros.

Los manifestaron, que anunciaron tomarán nuevas acciones, indicaron su desacuerdo con la decisión de la Sundde, cuyo director es William Contreras y cuenta con el apoyo del estado Mayor de Caracas, liderado por Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas, quienes atendieron el llamado del jefe de Estado, quien semanas atrás comenzó a justificar la escasez de harina de trigo con una supuesta guerra del pan.

“Eso no es ninguna toma, es mentira que quieren defender los derechos de los consumidores, eso es sencillamente un robo, es querer continuar las políticas de expropiación con perjuicio de los ciudadanos que con su esfuerzo han logrado crear y mantener un negocio, recordemos que ha pasado con todas las industrias, fábricas y haciendas que ha expropiado este Gobierno, están en la ruina, están en la quiebra”, dijo uno de los manifestante.

Llegada las 8:00 pm la protesta vecinal se mantenía y se fueron sumando personas que caceroleaban y gritaban en un solo coro: “Fuera, fuera ladrones”, “Pueblo reacciona”, “Ya no nos calamos más atropellos”, “Maduro respeta el pueblo”, entre otras consignas.

Señalaron los manifestantes que todas las denuncias en contra de los dueños de la panadería son falsas, que allí se vendía pan de manera regular, con la cola que se realiza en todos estos locales comerciales, en todo el país y que han tenido problemas con la producción por la falta de harina de trigo.

Poco antes de las 9:00 pm se hicieron presentes piquetes de la Guardia Nacional, quienes intentaban calmar a los manifestantes que les reclamaban que enfrentaran con armas y equipos antimotines una protesta pacífica, mientras “no han sido capaces de darnos respuestas a las denuncias sobre las bandas delictivas que nos tienen sometidos en este sector”, señaló otra de las vecinas.

Indicaron que los llamados colectivos condicionan la venta del pan a sus allegados y que estaban realizando un nuevo censo, supuestamente para entregar el producto a los Comités Locales de Producción, CLAP, “hecho que rechazamos, pues aquí en esta panadería cualquier persona tiene el derecho a comprar pan y especialmente en estos momentos, cuando tampoco se consigue harina de maíz para preparar arepas”, dijo otro de los enardecidos manifestantes.

Faltando poco para las 10:00 pm, los vecinos se mantenían la protesta, rodeados de los piquetes de la Guardia Nacional, quienes habían recibido órdenes de impedir cualquier intención de los inconformes ciudadanos de llegar hasta el Palacio de Miraflores.

De acuerdo con algunas versiones, los GNB cedieron el paso a los colectivos para que dispersaran la manifestación. Se dieron forcejeos y atropellos, señalaron algunos de los presentes.

“Vamos a seguir protestando, vamos a seguir en la calle, vamos a impulsar un boicot para que los vecinos no compren el producto en esta panadería hasta tanto siga tomada por los colectivos, no estamos dispuestos a calarnos más abusos por parte de las autoridades”, señaló otro de los afectados.

 
Top