GuidePedia

Prensa. share.america.gov
Neftalie Williams considera el patinaje en monopatín no solo un ejercicio y un medio de expresión, sino una herramienta que ayuda a traspasar barreras de idioma y nacionalidad. El primer profesor de patinaje en monopatín en Estados Unidos decidió temprano en la vida que necesitaba compartir su pasión por ese deporte.

“Justo cuando llegué a los 20 años, fue cuando decidí que no sólo era importante andar en monopatín, sino que es algo en lo que debería participar profundamente”, dijo Williams a la Voz de América (en inglés). “El skateboarding empezó a significar algo más para más personas, y era una forma de conectar comunidades en todas partes. Comencé a pensar en el patinaje en un contexto más amplio”.

Williams estudió monopatinaje en la universidad antes de obtener una maestría en diplomacia pública de la Universidad del Sur de California, donde ahora enseña un curso llamado “Patinaje en monopatín y deportes de acción en los negocios, los medios y la cultura”.

Además de ser el primer profesor de skateboarding y deportes de acción en Estados Unidos, Williams recientemente también unió sus fuerzas al Departamento de Estado como el primer embajador en monopatinaje y deportes académicos.

Se ha asociado con la Embajada de los Estados Unidos en La Haya para establecer un programa de monopatinaje que recibe a jóvenes holandeses, así como a jóvenes refugiados sirios que reciben asilo en los Países Bajos. Los niños de ambos grupos han llegado a conocerse, dijo.

“Para algunos de estos niños, era la primera vez que veían un monopatín de cerca”, dijo. “Y todos ellos se convirtieron en partes inmediatas de la comunidad del patinaje en monopatín”. El Departamento de Estado está solicitando a Williams que cree programas de monopatinaje en Kirguistán, Afganistán, Camboya y también Etiopía.

Además de su trabajo en el Departamento de Estado, Williams es presidente de “Cuba Skate” (en inglés), una organización sin fines de lucro con sede en Washington y Los Ángeles que fomenta intercambios entre Cuba y Estados Unidos. Williams destaca con orgullo a un creciente número de mujeres monopatinadoras en Cuba. El deporte siempre ha atraído a atletas masculinos, pero “no hay disparidad entre los hombres y las mujeres [patinadores] en la isla”, dijo.

Según Williams, el monopatín enseña autoexpresión y perseverancia. Cuando quieres aprender nuevas piruetas de patinaje, dijo, “aprendes a hacerlo por tu cuenta”. El patinaje en monopatín ofrece una libertad estimulante, agregó, pero el deporte también construye comunidades fuertes, y “eso es lo más importante”.
 
Top