GuidePedia

Opinión. Fredy Yesid Guzmán.
Las bases políticas del País al ver avanzando preocupadas una oscura iniciativa del gobierno, de casi forzadamente aplicar una transformación no requerida, a destiempo y sin argumento válido alguno a nuestra Constitución; esa base que puede estar sobrepasando el 80% de la posición y opinión pública, ha asumido una meta clara y definida en consenso social, su objetivo, el defender la base original del legado y sueño del presidente Chávez, la niña de sus ojos, su logro más importante alcanzado a costa de sacrificios y de su propia vida, al consumirse en hacer todo lo posible para hacerla cumplir y sacar el máximo provecho de una Constitución que gano el reconocimiento como la más perfecta, completa y moderna del mundo; después de esta razón original ya descrita, presentare en este artículo más argumentos que apoyan esta iniciativa mayoritaria de decir NO a este proceso constituyente, lo hare con bases sólidas y lejos de hacerle el juego a una oposición distraída y sin norte, segada por la violencia, este articulo obedece a solo realizar un aporte al debate nacional:

Hasta ahora nuestra república tiene una constitución amplia y garante de todos los derechos esenciales, deberes individuales y colectivos, así como también dicta pleno apoyo y garantía a la organización popular como nivel de participación protagónica ciudadana, razón por la cual esta iniciativa de constituyente por motivo de darle carácter constitucional a los Claps y a las misiones se hace innecesaria, porque nuestra actual carta magna prevé y garantiza estos derechos.

Los Venezolanos contamos en nuestra constitución con todos los mecanismos, reglamentos y leyes que fijan claramente la construcción de la paz, la convivencia, el reencuentro, la tolerancia y el respeto mutuo, sin necesidad de llamar a sacrificar nuestra hermosa constitución, solo es necesariamente vital aplicar un contraste profundo al sistema de manera intensiva y justa, para lograr cumplir y hacer cumplir los planes ya existentes de desarrollo y prosperidad dejados como legado del gigante Chávez.

La situación política actual está marcada por los más crueles eventos violentos causados por una oposición sin criterio ni proyecto político alguno, solo obediente a las elites burguesas de la más regia derecha, y en contraparte pero no menos culpable esta un estado dispuesto a defender a toda costa sus espacios de poder, aplicando políticas y medidas alejadas de la voluntad y conveniencia del pueblo, capaz de ejecutar abuso en la actuación de la fuerza pública y la violación a la propia constitución al centralizar el poder integral de la nación a conveniencia; en toda esta revuelta la principal víctima es el pueblo noble, es la gran mayoría que vive de su trabajo; y en la opinión mayoritaria la solución plena está en lograr un gran acuerdo nacional democrático, que ofrezca una salida electoral al país como solución a la crisis; a lo que este inconveniente proceso constituyente privaría de lograrlo y su riesgo principal seria la profundización de las confrontación nacional al realizarse bajo términos que obstruyan la participación de las mayorías, convirtiéndola en un proceso que concebiría una constitución a la medida del gobierno de turno.

Lo antes descrito solo nos deja en el consenso popular de que nuestra constitución por ahora no merece ni debe ser sacrificada, ni modificada, y usar todos esos esfuerzos políticos y económicos en enrumbarnos todos hacia un proceso profundo que nos lleve a repensar la patria como principio para refundar la república, esto nos lleva a construir un espacio para el reencuentro en paz, usando el perdón como vacuna contra la violencia y la confrontación política, a constituirnos definitivamente en un movimiento alternativo, capaz de crear una nueva tendencia política amplia, que promueva como Desafío De Todos el trazarnos el camino hacia un mejor país reconciliado y enrumbado hacia el desarrollo integral.
 
Top