GuidePedia

Prensa. elestimulo.com
“Ya no es la participación que ya la tenemos, ahora es la campaña cómo la afrontaremos”, parecieran cantar en la Mesa de la Unidad. La alianza debate la narrativa que usará para la elección de gobernadores y cuáles son las garantías que sería “inaceptable” no lograr. La decisión de echarse para atrás seguirá pendiente hasta última hora

La película Dunkerke (2017) de Chistopher Nolan construye su historia en tres tiempos: una semana, un día, una hora. Relojes distintos para puntos de vista diferentes. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha visto obligada a trabajar en función a tiempos distintos y escenarios cambiantes y paralelos: inscribirse, hacer campaña y presentarse (o no) al evento electoral. Con el recuerdo caliente de las calles llenas de gente protestando durante más de cuatro meses, con un saldo trágico superior a los 120 muertos, la oposición fue convocada a postular candidatos para las elecciones de gobernadores vencidas desde 2016. El Consejo Nacional Electoral pone la música y exige bailar a su ritmo.

Un primer dilema que hizo saltar las alarmas de quienes vieron en la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un fraude, como lo denunció la propia oposición. Resultados inflados, relajación de controles, ausencia de auditorías. Las denuncias hicieron que la actuación del Consejo Nacional Electoral (CNE) se haya ensombrecido como nunca antes. Hasta la empresa proveedora de tecnología, Smartmatic, reveló inconsistencias.

En la MUD hubo debate: participar o no, como si el fantasma de 2005 rondara a la coalición. “Estábamos claros que había que participar. El debate no es ese porque renegar del voto no ha sido nuestra política. Al contrario, lo que hemos luchado es por poder votar”, dice un dirigente opositor en conversación informal. Recuerda así lo dicho tantas veces por Julio Borges, y ratificado por Henrique Capriles el 15 de agosto: “El voto es nuestra arma de lucha, el gobierno quiere evitar que usemos esa herramienta”.

Y aunque haya ciertos resquemores y se asuman decisiones con prurito, la MUD inscribió candidatos. “Hubiese menos ruido al respecto si se hubiera comunicado mejor, pero salir a decirlo como hizo Henry Ramos Allup molestó a mucha gente”, continúa el informante.

El dirigente blanco fue frontal: “Acción Democrática va a participar en las regionales, va a participar en las de alcaldes y después va a participar en las presidenciales. Nosotros no tenemos balas, nosotros lo que tenemos es votos (…) cuando se inscriban los candidatos, la gente va a correr a votar”. Avanzada Progresista anunció lo propio y otras toldas presentaron nombres para cumplir el requisito. La MUD decidió “apartar” los puestos y continuar la discusión, a pesar de que desde el gobierno se intenten acentuar las diferencias o “inconsistencias”. El exrector del CNE Vicente Díaz explica que inscribir candidaturas “no es igual a participar en el evento electoral, que dependerá de las reglas del juego y de las garantías”. Pero anotarse ante el CNE permite participar de las auditorías y hacer exigencias. El diputado por Voluntad Popular Juan Andrés Mejía sostiene que “inscribirnos hace que el dilema que hasta ayer estaba de nuestro lado, pase al del gobierno. Ellos ahora se debaten si hacen o no las regionales y cómo harían la trampa”.

 
Top