GuidePedia

Prensa.  @elestimulo
Representantes del Gobierno nacional y la oposición intentan nuevamente llegar a acuerdos para solucionar la crisis que atraviesa el país con las llamadas “reuniones exploratorias”. El 27 de septiembre será la primera conversación oficial del diálogo en República Dominicana, pero los encuentros tienen un fallo: ninguno de los bandos parece querer ceder en sus exigencias.

El representante del diálogo por parte del Gobierno, Jorge Rodríguez, anunció el pasado viernes 15 que la agenda de negociación del oficialismo contempla una opción que la oposición no está dispuesta a aceptar: el reconocimiento nacional e internacional de la “plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente”, una propuesta que se vio envuelta en denuncias de ilegalidad.

Pero la oposición no solo se niega a reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, conformada exclusivamente por chavistas, sino que para aceptar sentarse en una mesa de diálogo exige elecciones presidenciales transparentes y democráticas con observación internacional; garantías para los candidatos electos; liberación de los presos políticos; restitución de la Asamblea Nacional; y ayuda humanitaria.

Desde el principio, la opción de retomar el camino de un acuerdo entre gobierno y oposición lució empedrado. Francia hizo el anuncio inicial el pasado 12 de septiembre: el diálogo entre la oposición el Gobierno venezolano se reanudaba en República Dominicana, aseguró Jean-Yves Le Drian, ministreo de Relaciones Exteriores de Francia. La nación gala advirtió posibles sanciones de la Unión Europea si el gobierno no participaba.

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, no dudó aceptar la oferta de la cancillería francesa, promovida a su vez por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente dominicano Danilo Medina. En cadena nacional de radio y televisión, Maduro afirmó que siempre sería “promotor del diálogo” y que la delegación del oficialismo estaría encabezada por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.

La Mesa de la Unidad Democrática, por su parte, negó el reinicio del diálogo con el Gobierno. “La invitación del presidente Danilo Medina no representa el inicio de un diálogo formal con el Gobierno. El tiempo de gestos simbólicos se ha terminado. Para entrar en una negociación seria exigimos acciones inmediatas que demuestren verdadera disposición a resolver los problemas nacionales y no para ganar tiempo”, rezaba el comunicado.

Sin embargo, aceptaron encuentros con el chavismo para estudiar la posibilidad de un diálogo. Como representantes de la oposición para las “reuniones exploratorias”, estarían Luis Florido, Timoteo Zambrano, Julio Borges, y el dirigente Manuel Rosales.

Juego trancado
Luis Florido, diputado del Parlamento, señaló que la ANC es “fraudulenta” y “que no la reconoce ningún país del mundo”. En rueda de prensa el pasado 16 de septiembre resaltó que “no ha arrancado ningún diálogo” con el chavismo. “Estos encuentros son encuentros exploratorios. La exploración no es proceso de diálogo ni de negociación”, dijo Florido. Además explicó que la oposición no iniciará diálogo alguno hasta que el Gobierno no dé las condiciones, garantías y una “agenda seria”.

Por su parte, Gerardo Blyde, alcalde del municipio Baruta, apuntó que no se siente “optimista” en cuanto al diálogo. “Hay una Constituyente que además de todos sus problemas de origen, le están dando competencias ejecutivas que no tienen y sabemos que ahí no se van a solucionar los problemas que todos los venezolanos tenemos”, dijo este domingo en una entrevista por Televen.

María Corina Machado, dirigente del partido político Vente Venezuela, se mostró renuente ante la condición del Gobierno. “La sociedad venezolano no va a reconocer la fraudulenta constituyente, negocien lo que negocien ustedes”, publicó en su cuenta de Twitter.

Las condiciones para el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, no dejan espacio para la discusión. “No habrá negociación si Maduro no entiende que queremos un país de progreso y futuro. No perdamos el objetivo: queremos cambio de gobierno y elecciones libres”, publicó en red social.

Decenas de países influyentes en el mundo han rechazado la Constituyente, han resaltado su ilegitimidad e insistido en la necesidad de devolver el orden constitucional al país, por lo que el reconocimiento de la propuesta chavista luce poco probable. Sin embargo, de darse la aceptación, el carácter “plenipotenciario” de la ANC supondría el riesgo de que se desconozca cualquier acuerdo incómodo para el gobierno que se logre en la mesa de diálogo.

Las agendas entre los bandos se contradicen, dejando a un lado la posibilidad de una negociación con resultados concretos. José Ignacio Hernández, abogado constitucionalista, explicó que la posición de la Unidad de restablecer la Constitución es imposible mientras exista la ANC. “O el Gobierno cede en eso o no hay acuerdo. Su existencia es incompatible con la democracia”, expresó Hernández.

Además, "ANC"y AN son incompatibles, pues ello es la razón de ser de la "ANC". No es posible que ambas coincidan. El próximo encuentro en Gobierno y oposición será el 27 de septiembre en República Dominicana, conformado por una comisión de seguimiento de seis países latinoamericanos. México, Paraguay, Chile, Bolivia y Nicaragua serán algunos en asumir estas labores para lograr posibles salidas democráticas a la crisis en Venezuela.

 
Top