GuidePedia

Prensa.  Lider.
El Real Madrid venció este miércoles 3-2 al Borussia Dortmund en un partido intrascendente que salió atractivo para el espectador y que sirvió para que Cristiano Ronaldo se convirtiera en el primer futbolista en marcar en todos los partidos de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Borja Mayoral y Cristiano Ronaldo adelantaron al Real Madrid y Aubameyang igualó con sendos goles un duelo que resolvió Lucas Vázquez a nueve minutos del final.

Con el conjunto de Zinedine Zidane ya clasificado como segundo de grupo y con el Borussia Dortmund tercero prácticamente seguro, el duelo estuvo marcado por los errores defensivos y las llegadas a las áreas. Le sirvió al equipo blanco para ganar autoestima y a su rival para agudizar su crisis.

El Real Madrid mostró durante los primeros 20 minutos lo que se exige a un campeón de Europa. Se tomó el encuentro con mucho interés ante un rival que en otros tiempos era un terror para los blancos. Pero qué lejos parecen aquellos años.

El Dortmund se dejó zarandear en el inicio y el conjunto local apenas tardó ocho minutos en adelantarse tras una combinación entre Cristiano Ronaldo e Isco que acabó en las botas de Mayoral. El sustituto de Karim Benzema definió con calidad.

Y cuatro minutos después llegó lo mejor de la noche con un espectacular tanto de Cristiano Ronaldo. Golpeó con su diestra al palo largo de Roman Bürki, quien sólo pudo aplaudir semejante disparo. Un gol de digno de un "recordman" que hizo nueve goles en seis partidos de la fase de grupos.

Pero el Real Madrid volvió a confirmar una tendencia observada esta temporada: le falta el hambre de la pasada campaña. Hace unos meses se hubiera ido a por el rival para firmar una goleada inmisericorde. Ahora ya no. Se tumbó a ver la vida pasar y el Borussia Dortmund lo aceptó con agrado.

Tan es así que el conjunto alemán amenazó en un par de ocasiones claras antes de reducir distancias. La jugada ocurrió a los 43 minutos y nació de una pérdida de balón del equipo de Zidane cerca de su área. Todo concluyó con un impecable cabezazo de Aubameyang. Un castigo a la pereza blanca.

Para entonces el Real Madrid ya estaba sin Raphael Varane, quien se retiró minutos antes al sentir molestias musculares en su pierna derecha. Todo un inconveniente para una defensa tan falta de efectivos como la blanca.

El Real Madrid inició la segunda parte con el mismo desafecto al partido con el que finalizó la primera mitad y el Borussia Dortmund volvió a castigarlo. A los 48 minutos Aubameyang tuvo hasta dos remates delante de Keylor Navas y en el segundo no perdonó y marcó con mucha clase.

Entonces el duelo se convirtió en un ida y vuelta. Lógico, si se tiene en cuenta lo mal que defienden ambos equipos y la intrascendencia del duelo. Una montaña rusa en busca de una acción personal que consiguiera desequilibrar la pelea.

La entrada de Dani Ceballos le dio nuevo aire al Real Madrid y el tramo final del duelo fue de claro signo local, que convirtió su dominio en asedio. Obtuvo su recompensa en el minuto 81, con un disparo de Lucas Vázquez que entró junto al palo. Era lo justo y el Santiago Bernabéu lo celebró con alegría.
 
Top