Más de 300 mil estudiantes abandonaron la escuela, de acuerdo con reportes oficiales.

Prensa. Efecto Cocuyo.
La deserción escolar se agudizó el año pasado y, aunque el Gobierno nacional no lo ha reconocido abiertamente, el hecho de que niños y jóvenes están abandonando las aulas se puede rastrear hasta en el discurso de las autoridades.

Marino Alvarado, coordinador de Investigación de Provea, hizo un seguimiento a notas de prensa publicadas y difundidas por el Ministerio de Educación y el Ministerio de Comunicación e Información entre enero y agosto de 2017 e identificó una reducción en la cifra total de alumnos que reconoce el Estado en los distintos niveles.

El activista en derechos humanos precisó que en ese período, de acuerdo con declaraciones oficiales, la matrícula en educación inicial y primaria disminuyó en 251 mil 180 estudiantes, que equivale “a 10 estadios de béisbol de la Universidad Central de Venezuela totalmente llenos”.

La información difundida por ambos despachos también revela que entre 2016 y 2017 en educación media 101 mil 822 estudiantes se retiraron de la escuela, cifra que es comparable con la cantidad de personas  que ocupan “33 veces el Aula Magna de la UCV“.

Considerando que desde hace dos años el Min-Educación no publica su memoria y cuenta, al igual que otros despachos, las declaraciones de los voceros del Gobierno son la única pista de una información “oficial”.

Alvarado señaló que las cifras que le permitieron realizar estos cálculos han sido repetidas por el presidente Nicolás Maduro y han sido reproducidas en los distintos medios del Sistema de Información Pública.

Recordó que en la última rendición de cuentas del ministerio ya habían reconocido la reducción de alrededor 20 mil estudiantes de bachillerato entre el año académico 2013-2014 y el 2014-2015.

El coordinador de Provea consideró que existe un manejo “arbitrario” y “pirata” de las cifras oficiales en materia educativa. Dudó, incluso, que el ministerio realmente haya elaborado su informe de gestión en estos últimos años. “Andan lanzando flechas de una forma bastante irresponsable”, dijo.

El activista hizo referencia a una declaración del ministro Elías Jaua donde, contradictoriamente, señalaba que se habían incorporado más de 500 mil estudiantes a educación media. La cifra, sin embargo, “no concuerda con lo que ha sido el desarrollo histórico en los últimos 15 años” de este indicador.

Recordó que en cualquier Estado las estadísticas permiten saber si hasta qué punto las políticas públicas están dando resultados y son una herramienta de contraloría social. También son un insumo que permite a la Academia ofrecer posibles soluciones a los problemas que identifiquen en la materia.

“No tenemos como saber, por ejemplo, si se han implementado o no las recomendaciones que se hicieron en la Consulta por la Calidad Educativa que se realizó en 2014″, agregó.

Desde 2017 voceros de ONG que trabajan con educación, sindicatos y docentes han alertado sobre la deserción escolar “por hambre”. Alvarado señaló que en el caso de los estudiantes de bachillerato ocurre que “se van al mercado de trabajo para contribuir con los ingresos familiares”.


Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment