Cardenal Brenes pide fin de la violencia y la confrontación en Nicaragua.

Prensa.  El Nuevo Herald.
El cardenal nicaragüense Leopoldo José Brenes pidió el domingo abandonar la violencia y la confrontación que se sigue dando en las últimas manifestaciones en contra del Gobierno de Daniel Ortega, que han sido disueltas o asediadas por la Policía al considerarlas “ilegales”.

“Esto es triste, es doloroso. Sobre todo que nos sigamos atacando entre nicaragüenses. Siempre me llena de tristeza y quizá en este momento es una de las cosas que me quita el sueño”, aseguró Brenes a los medios de comunicación después de la misa dominical en la Catedral Metropolitana de Managua.

El cardenal, quien dijo sentir “dolor” después de ver que la Policía disolvió el sábado una marcha opositora al gobierno y se llevó detenidos a varios jóvenes, insistió en que estas manifestaciones son “pacíficas” e instó a que permanezcan así.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado varias protestas contra el Gobierno de Ortega y un saldo de entre 322 y 512 muertos y más de 300 “presos políticos”, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

 “Yo exhortaría que las marchas fueran pacíficas, sin ofensas y que se eviten las confrontaciones”, porque eso deja “muchas, muchas heridas que son difíciles de curar”, afirmó el cardenal.

En este mismo sentido, reiteró que “toda marcha violenta no tiene sentido en el país” y abogó por caminar hacia “una cultura de la no violencia”.

“Yo creo que debemos de ir desarraigando de nosotros la violencia porque la violencia no deja nada”, agregó, y admitió que durante los últimos días mantuvo una reunión con altos mandos de la Policía, a los que les manifestó sus “inquietudes” y sus preocupaciones.

“Estamos preocupados de que la violencia se incremente”, agregó.
La oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al gobierno de Ortega por “más de 300 muertos” en el marco de las protestas, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega rechaza todos los señalamientos e insiste en que se trata de un intento de “golpe de Estado”. Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.