España otorga permisos de residencia a venezolanos por razones humanitarias.

Varias sentencias dictadas desde junio establecen que la dificultad para acceder a comida, medicamentos o vivienda en Venezuela abre las puertas a conceder la residencia a solicitantes de asilo
Prensa. Diario Las Américas.
La Audiencia Nacional de España ha empezado a aplicar un permiso de residencia por razones humanitarias a ciudadanos venezolanos que no cumplen los requisitos habituales del derecho al asilo como sufrir persecución por razones políticas en su país. Según reseña El País de España, varias sentencias dictadas desde junio establecen que la dificultad para acceder a comida, medicamentos o vivienda en Venezuela abre las puertas a conceder la residencia a solicitantes de asilo porque obligarles a volver pondría en riesgo su vida.

El cambio de criterio es muy reciente y aún no ha sido asumido por todos los jueces de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, la encargada de resolver los recursos contra las denegaciones de solicitudes de asilo presentadas ante el Ministerio del Interior. La fecha que marca este cambio de criterio es el pasado 26 de junio. Ese día se dictaron cuatro sentencias en las que se concede residencia por esta nueva vía a cinco venezolanos (en una de ellas la solicitud era para una pareja) a los que Interior rechazó otorgar protección

En su decisión, los jueces tienen muy en cuenta los últimos informes internacionales que alertan sobre la situación de Venezuela. Pero sobre todo, los magistrados atienden a un escrito publicado el 18 de marzo de 2018 por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) bajo el título de Nota de Orientación sobre el flujo de Venezolanos.

En este texto, la ACNUR pide a los gobiernos que adopten "respuestas pragmáticas de protección" para los nacionales venezolanos que garanticen su residencia legal, su acceso a derechos básicos como la salud y educación y la no devolución a Venezuela. Uno de los primeros casos concedidos por esta vía, por ejemplo, se refiere a un matrimonio, sin más familia en Venezuela y que convive en España con sus hijos y una nieta pequeña.

"Todos los miembros adultos de la unidad familiar viven en Madrid y abandonaron sus trabajos en Venezuela, en caso de regresar a Venezuela puede pensarse razonablemente que no encontrarán un trabajo, lo que hará aún más difícil su acceso a la comida, medicamentos y vivienda. Los recurrentes no podrán cubrir sus necesidades básicas, y en el caso de la menor la situación es de peligro extremo para la vida", señala la magistrada Sandra María González de Lara Mingo.

FUENTE: REDACCIÓN
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.