Medios en Venezuela evaden su responsabilidad noticiosa según opiniones de expertos. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

miércoles, 16 de enero de 2019

Medios en Venezuela evaden su responsabilidad noticiosa según opiniones de expertos.

Prensa. Efecto Cocuyo.
Silencio informativo. Las principales televisoras y radios privadas del país han evadido su responsabilidad noticiosa frente a los acontecimientos políticos que vive Venezuela en este mes de enero de 2019.

Así opinan expertos consultados, por Efecto Cocuyo, sobre la cobertura informativa de la juramentación del gobernante Nicolás Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el pasado jueves 10 de enero, para un nuevo periodo constitucional y el desconocimiento de este acto por parte de la oposición y la comunidad internacional.

Las diferentes reacciones de este acto no ha sido reflejada en las televisoras privadas del país ni en las radios o los periódicos que aún circulan con dificultades en el interior del país. Mucho menos la detención y posterior liberación del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, quien 48 horas antes, el viernes 11 de enero, anunció que se apegaba a los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución para reclamar las competencias de la Presidencia de la República y rescatar el orden constitucional.

Ese 11 de enero, posterior a un cabildo abierto frente a la sede de Naciones Unidas en Venezuela, cuando Guaidó anunció que asumía las competencias presidenciales, Venevisión transmitía el programa infantil “Atómico”; Globovisión, el único canal de noticias en el país, hablaba sobre temas de salud; mientras que Televen emitía un programa de niños cantantes. El canal del Estado, Venezolana de Televisión, en ese momento, se enfocaba en la falta de gasolina en México.

Solo Canal I, un medio que se ve a través de televisión por cable, sí reportaba información sobre la situación política con Guaidó y la Presidencia de la República.

La coordinadora de libertades informativas del Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela (Ipys-Venezuela), Mariengracia Chirinos, se refirió a estos casos. “Los medios están evadiendo la responsabilidad noticiosa y privilegiando el entretenimiento. Y esto afecta todos los entornos como el televisivo, el radioeléctrico y a esto se suma la realidad de los medios impresos”, explicó.

Recordó que al cierre de 2018 solo quedaban 30 periódicos circulando en el país, de al menos 100 que lo hacían cuando Nicolás Maduro asumió la Presidencia de la República en el año 2013.

“Ya no estamos viendo en Venezuela que el periodismo sea una fuerza de contrapoder o perro guardián de la democracia, como es su deber ser. Estamos ante un ecosistema de medios muy debilitado para informar sobre el interés público”, dijo Chirinos.

Mencionó que existe mucho temor a las represalias que desde el Poder Ejecutivo se vienen aplicando con más fuerza en los últimos cinco años contra los medios audiovisuales, pero que en el caso de los impresos se agravó con la asignación de papel monopólica por parte del Complejo Editorial Alfredo Maneiro.

“Hay mucho temor y es la consecuencia de la política del gobierno. Y creo que lo ocurrido en estos últimos días se debe a ese miedo a la represalia que puedan tomar contra los medios con voces críticas o disidentes”.

A los venezolanos les ha tocado informarse a través de medios digitales, redes sociales como Twitter, Facebook e Instagram o los canales por Internet. Pese a esto, Chirinos recordó que los bloqueos contra estas plataformas también han evolucionado en los últimos dos años por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) que regula el comportamiento de los medios del espacio radioeléctrico y también los digitales.

“La censura en el entorno digital también afecta. Cinco medios fueron bloqueados en el año 2018 y en los últimos dos años, desde 2017, suman nueve los que son bloqueados y censurados en Venezuela”, dijo la representante de Ipys-Venezuela.

Añadió que  se trata de “medidas sistemáticas de controlar toda la oferta informativa de parte del Gobierno y, a esto, se suma la crisis económica en la que están operando los medios, con el mínimo de esfuerzos y recursos para la cobertura. Todo esto está afectando a los ciudadanos y los medios tratan de mantenerse a la retaguardia y no cumplen su rol de servicio público que es informar a los ciudadanos”, señaló Chirinos.

Hegemonía comunicacional
El periodista Andrés Cañizalez, quien es investigador titular de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y fundador de la organización Medianálisis que hace seguimiento a la labor de los medios de comunicación, en su artículo de Efecto Cocuyo este martes 15 de enero también se refiera a cómo están operando las empresas informativas en este contexto.

En el artículo de opinión “Otras tareas para el periodismo“, Cañizalez recuerda que la estrategia del Ejecutivo en los últimos 20 años ha hecho su efecto. “En Venezuela se vive el resultado palpable de una política oficial, definida en su momento como hegemonía comunicacional”.

Para el investigador “el chavismo desde el poder impulsó la desaparición acelerada de la prensa escrita en el país, el control sobre los contenidos en la radio y la televisión, junto al entramado que nos coloca como la nación con el peor Internet de las Américas, con una notable desactualización de los equipos de telefonía móvil, siendo estos dos últimos aspectos clave para entender el impacto reducido que tienen los nuevos emprendimientos periodísticos en Venezuela”.

Este silencio informativo lo cuestionó incluso el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó el pasado sábado 12 de enero, durante su participación en un encuentro de la Plataforma Nacional del Conflicto.

Queja de Guaidó
“Mucha gente de Tucupita, por ejemplo, no sabe qué ocurrió el 5 de enero ni el día de ayer (viernes 11 de enero)”. Con esto se refirió a la instalación de la AN  y el Cabildo Abierto que se realizó este 11 de enero en Los Palos Grandes.

Además, criticó a los medios tradicionales, y reconoció que las redes sociales “no son suficientes” para convencer a quienes no están de su lado de la necesidad de un cambio político en Venezuela.

Cañizalez manifestó que “la televisión con impacto nacional está sencillamente bajo control estricto del poder político, dado el impacto que sigue teniendo en el país”.

Censura y autocensura
Incluso este lunes 14 de enero se denunció que durante la homilía del administrador apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto, monseñor Víctor Hugo Basabe, la televisora regional Promar censuró las palabras del obispo cuando se pronunció a favor de la libertad en Venezuela y pidió “el fin de la pesadilla” que a su juicio vive el país.

Lo hizo la ONG Espacio Público, que alertó sobre la censura de este canal regional de televisión. Los canales regionales venezolanos, Promar TV y Somos TV, censuraron al Monseñor Víctor Hugo Basabe, cuando estaba hablando en su discurso sobre la situación del país.
Chirinos manifestó que otro de los resultados de esto, es que los medios se quedan sólo con la versión oficial de lo que ocurre.

“Mostrar la diversidad y pluralidad de voces que es lo fundamental no está ocurriendo. Los medios se quedan con la versión oficial o las informaciones menos incómodas para el gobierno sin generar debate y confrontación que es lo que deberían tener actualmente los ciudadanos para generarse su propia opinión”.

Pero además “el efecto que surge sobre la ciudadanía es la desinformación y el aislamiento en el que es difícil tomar decisiones y estar informados, lo que abona ese terreno de noticias falsas y rumores que contaminan la agenda pública”, recordó.

Cañizalez reflexiona que ante la situación de los medios “la nueva época en Venezuela, de ciudadanos necesitados de información, ha tenido respuestas de diverso tipo. Desde nuevos emprendimientos, que tienen a la cabeza a periodistas reconocidos y con credibilidad en el público, hasta portales que representan otra tapadera para negocios turbios”.

Por lo que a su consideración es necesario que “los nuevos medios digitales surgidos en los últimos años deben pasar a ser referencia informativa. Eso implica mirar la realidad venezolana sin anteojeras, para entender que debe brindarse información por todos los espacios y medios que estén a su alcance”.