VENEZUELA: La ayuda humanitaria sí es una victoria por Jorge Montenegro. OPINIÓN - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

lunes, 22 de abril de 2019

VENEZUELA: La ayuda humanitaria sí es una victoria por Jorge Montenegro. OPINIÓN

Opinión. Jorge Montenegro.

Desde la semana pasada, el gobierno de Nicolás Maduro (es decir, Miraflores, los militares y tal vez 30 dictaduras que les reconocen) permitió la entrada de la ayuda humanitaria al país, petición hecha por millones de venezolanos opositores al chavismo desde hace años, y que tuvo el acompañamiento de nuestros países vecinos, Estados Unidos, Europa y el mundo libre.

Muchos analistas políticos apuntan que como la ayuda humanitaria ingresó al país por medio de la Cruz Roja Internacional (organización idónea para esta tarea), con el consentimiento de Maduro y sin necesidad que Iris Varela y Freddy Bernal quedaran como las propias bestias secuestradoras de sus ciudadanos, no se puede hablar de éxito para Juan Guaidó.

Incluso hay otro planteamiento más razonable: No hay victoria posible mientras la Suiza sudamericana muere de hambre y enfermedad.

En primer lugar, quisiera remontarme hasta hace 10 años atrás, cuando las FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en algún momento decidió llamar a su plan para la erradicación del hambre y la pobreza "Hugo Chávez". También, la misma Unesco declaró a Venezuela el "Analfabetismo cero", que en realidad, como toda estadística, lo que ocurrió es que el nivel fue tan bajo que el "cero" era una realidad, a pesar que en algunas empresas de Aragua relacionadas a los productos agrícolas existen analfabetas. Lo sé, porque de hecho trabajo para algunas de ellas y me lo han confirmado.

La subida "artificial" de nuestra calidad de vida (a la que hace referencia las FAO) fue consecuencia de Cadivi, del dólar preferencial, de ese cáncer social que los adecos sembraron en nuestro país bajo el nombre de Recadi. Venezuela cada día dejaba de industrializarse, su población dejó de ser productiva -gracias a la quiebra de empresas, expropiaciones y nacionalizaciones- pero gracias a Mercal y Pdval, nichos de corrupción predilectos para nuestros militares, empezamos a comer mejor.

Y en el caso del analfabetismo, nunca fue un problema grave para nuestro país. A pesar que una de las grandes deudas del gobierno de Pérez Jiménez fue la educación, la democracia adeco copeyana aumentó la cantidad de escuelas y universidades del país. Incluso Caldera en su primer gobierno, cometió el gran error (Yo insisto en que el sobreseimiento a Hugo Chávez no fue un error de Caldera, sino un paro para que quienes votaron por el comandante en las elecciones del 1998 culparan a otro por su gran cagada) fue la eliminación de las escuelas técnicas. Cuando Caldera abandona el poder en su segundo gobierno, el analfabetismo en Venezuela apenas superaba el 6%, mientras que cuando Chávez anuncia la Misión Robinson, ya había aumentado a 8% gracias a sus inexistentes políticas educativas.

Para mi, la entrada de la ayuda humanitaria representa la destrucción del gran mojón del Socialismo del Siglo XXI y de Hugo Chávez como un paladín que luchaba contra la pobreza. Fue Hugo Chávez un corrupto, que corrompió a sus compañeros de armas. Es hoy Nicolás Maduro, no solo un tirano, sino simplemente un Hugo Chávez sin plata.

Victoria para Juan Guaidó.