COLOMBIA: Atribuyen a senador Gustavo Petro "vandalismo" tras paro en Colombia. - SenderosdeApure.Net

Recientes

CASA: AUDIO: PROCLAMA YO AMO APURE

lunes, 2 de diciembre de 2019

COLOMBIA: Atribuyen a senador Gustavo Petro "vandalismo" tras paro en Colombia.

Prensa. Diario  Las Américas.

 El senador colombiano José Obdulio Gaviria responsabilizó al excandidato presidencial Gustavo Petro del saldo de las protestas sociales que tuvieron lugar en esa nación sudamericana, que fueron escenario de actos de vandalismo, muertes y pérdidas materiales valoradas en miles de millones de dólares.

En entrevista exclusiva concedida a DIARIO LAS AMÉRICAS, Gaviria se refirió a Petro con los calificativos de “incendiario y vándalo”. El legislador Gaviria, considerado una de las voces más fuertes de la derecha colombiana, recriminó el papel asumido por Petro como instigador de desórdenes que pusieron a prueba a las fuerzas policiales y militares del país, al tiempo que hizo un profundo análisis sobre el avance del socialismo en el continente y la penetración de esa ideología en las escuelas.

El senador del Partido Centro Democrático cuestionó las líneas de penetración a la democracia, que asegura han sido trazadas desde el Foro de Sao Paulo, y la presencia de exlíderes de la guerrilla en el Congreso de Colombia, y reconoció la tarea del expresidente Álvaro Uribe por su “ejercicio firme de autoridad” cuando ostentó la presidencia.

¿Por qué Colombia ha sido estremecida por un paro nacional que ha dejado tantas pérdidas en su país?

Este es un fenómeno que también involucra a Chile y, en general, a la sociedad latinoamericana. En Colombia y Chile, si hablamos de estos dos países, la masa crítica de defensa de la democracia se ha ido disminuyendo por un factor evidente, y es que la formación desde la academia ha dado espacio a la prédica del socialismo y el descrédito de la libre inversión, la libre iniciativa y las libertades económicas.

Desde Venezuela y desde Cuba el mensaje versa sobre el asistencialismo, el mensaje de la claudicación del individuo absorbido por el colectivismo, aunque sea en medio de la más absoluta pobreza de la sociedad. Esto lo compensan con la prédica de la igualdad.

Pero vemos que por desigualdad no se ha muerto nadie de hambre, pero en la pobreza y el decrecimiento encontramos la fuente de todos los males.

Pongo un caso: esta misma prédica contra el neoliberalismo, palabra que repitió más de 50 veces Andrés Manuel López Obrador, en México, en sus dos posesiones, primero ante el Congreso y segundo ante los campesinos, ha tenido ya unos indicadores que nos muestran tres trimestres sin crecimiento económico. Es decir, una depresión económica.

Esa serie de elementos se reúnen en torno a unos activistas sumamente diestros en cuanto su capacidad de fuego verbal, su violencia conceptual, su decisión de ejercer la violencia en todos los sentidos, lo que, unido a esa prédica, se convierte en una fuerza material, como lo predica el marxismo.

En el caso de Colombia, nosotros tenemos en el Congreso al señor Gustavo Petro, un incendiario, un vándalo. Tenemos cinco senadores del partido FARC, entre ellos un señor que todavía usa su seudónimo "Biojó", por el nombre de un dirigente de la comunidad afro, quien es el "Carnicero de Bojayá", donde hubo más de 180 muertos, entre ellos 45 niños consumidos por las llamas en un ataque a una pequeña iglesia.

Está también la viuda de Tirofijo, como senadora. Otra que usa el seudónimo "Sandino", en memoria del general Sandino, héroe de los nicaragüenses. Esa señadora está acusada por una corporación de víctimas, llamada Rosa Blanca, de haber sido la proxeneta de las FARC, que obligaba a niñas a integrarse a las FARC y luego convertirse en objeto sexual.

Esa combinación de elementos, en cualquier sociedad prácticamente es una bomba de tiempo.

Petro fue derrotado en las elecciones presidenciales y luego dijo que sería el abanderado de la oposición. ¿Los más de ocho millones de votos alcanzados por Petro nos muestra que el socialismo está creciendo en Colombia?

La masa crítica electoral la forman varias fuentes y una de ellas es la academia, y cuando hablo de esto parto desde la formación en la escuela elemental, bachillerato y universidades.

El sindicato y la organización de maestros de Colombia ya es militante absolutamente absorbida por la corriente de Petro, las FARC y el ELN, y sectores de la extrema izquierda.

Eso tiene a largo plazo un efecto como el que ha tenido en Cataluña la entrega de la formación académica por parte del gobierno autónomo a los sectores independentistas. Lo mismo ha ocurrido en Venezuela tras 20 años de dictadura y lo que pasa hoy en Cuba con una sociedad que lleva 60 años de la prédica igualitaria y que descree del esfuerzo individual.

A eso debemos sumarle que hoy prácticamente las grandes cadenas de radio, parte de la televisión y los medios escritos están en la prédica de una actitud absolutamente negativa del esfuerzo democrático de los partidos, del esfuerzo de Álvaro Uribe Vélez, que recondujo a Colombia de una situación de violencia extendida y anarquía, a una de ejercicio firme de autoridad, disciplina de trabajo y crecimiento económico.

Lo que está pasando en nuestros países latinoamericanos es por obra y gracia de la prédica que encarna la bancada de izquierda radical en el Senado de la República.

¿Las protestas en Colombia hacen parte de un fenómeno generalizado en la región o surgen del descontento de un pueblo que pide cambios a un Gobierno y nada tienen que ver con una estrategia de corte global?

Nunca nadie hubiera creído que la prédica de los partidos de la izquierda latinoamericana, reunidos el año 1991 luego de la caída del Muro de Berlín y de la disolución de la Unión Soviética en el Foro de Sao Paulo, se convertiría en la fuerza política que hoy conocemos gracias a un acuerdo entre Fidel Castro y Lula da Silva.

El año pasado la reunión del Foro de Sao Paulo se hizo en Bogotá y se declaró que la ‘joya de la corona’ para la izquierda sería Bogotá, es decir Colombia, y que allí se debía concentrar todo el esfuerzo.

Pues lo han hecho, y obviamente eso también, según informaciones de la prensa independiente, ha venido ocurriendo en Chile, y cuando uno observa el comportamiento de los negociadores de los paros o las revueltas, tanto en Colombia como en Chile, uno va observando que, a la manera leninista, se va ascendiendo en las demandas.

Si se hace una concesión, inmediatamente es despreciada por los negociadores porque hay otro asunto más importante y cualquier acuerdo que se haga con ellos siempre estará respondido con más y más demandas, hasta el punto de que el objeto real que cualquiera puede observar en la actuación de los impulsadores del paro es el vacío de poder, y la posibilidad de entronizarse mediante las asambleas constituyentes que fueron el método para consolidar su poder en Venezuela, luego lo reprodujo Correa, en Ecuador y después Evo Morales, en Bolivia.

Si observamos bien encontraremos siempre una presencia, una sombra oscura en estas asambleas: la de los juristas españoles hoy reunidos en el Partido Podemos. Por ejemplo, [Juan Carlos] Monedero estuvo siempre presente en la formulación de los grandes temas constitucionales que hoy rigen en esas tres naciones.