GuidePedia

Prensa.  venezuelaawareness.com
Juan era periodista cuando partió de Cuba en 1996 y se reasentó en México, donde se quedó a vivir por dos décadas. Pero ahora, que los secuestros y asesinatos de periodistas han aumentado en México, Juan huyó de ese país con su familia y pidió asilo después de cruzar la frontera con Texas hace cuatro meses.

Si Juan no hubiera tenido un abogado cuando surgió su caso en la Corte de Inmigración es muy posible que las autoridades lo hubiesen regresado a México, donde era residente, dijo el viernes en Miami su abogado Wilfredo Allen.

“Tener un abogado durante el proceso migratorio es la clave para tener éxito”, indicó Allen en una entrevista donde contó el caso de Juan, quien no quiso ser entrevistado y cuyo nombre completo no desea que se publique. “El factor principal es la organización de documentos y evidencia que prevalezcan en la Corte”.

El caso confirma el axioma entre abogados de inmigración. Los extranjeros que cuentan con los servicios de un abogado en la Corte de Inmigración tienen una mejor oportunidad de ganar su caso, que los que no lo tienen. El primer estudio formal sobre la representación legal de extranjeros en los procedimientos de inmigración verifica la tesis que siempre fue aceptada como verdadera.

“Al analizar 1.2 millones de casos en proceso de deportación en Estados Unidos durante un período de seis años, un informe muestra que un 63 por ciento (%) de todos los inmigrantes -cuyos casos fueron examinados- se presentaron en Corte sin abogado”, según un estudio emitido el pasado mes por el Consejo Americano de Inmigración (AIC), radicado en Washington DC. “Los inmigrantes en detención fueronlos que menos tuvieron un abogado; un 86% fue a sus audiencias en la Corte sin el respaldo de un profesional en el tema , principalmente en centros de detención ubicados en zonas alejadas de las grandes ciudades. Solo un 10% de inmigrantes detenidos en comunidades pequeñas lograron estar representados”.

“La gestión de un abogado usualmente otorga a los inmigrantes resultados positivos”, según el estudio de AIC. “Los inmigrantes representados por letrados eran más propensos a ganar sus casos, y evitar la deportacion u obtener un beneficio migratorio, que los no representados”.

Otra conclusión clave del estudio es que los inmigrantes detenidos y representados por un abogado tuvieron más de 10 veces probabilidades de éxito que quienes no contaron con este servicio.

Eso fue lo que sucedió en el caso de Juan, el periodista cubano que estaba detenido y en proceso de deportación a México.

“Cuando me reuní con él inicialmente”, indicó Allen, “él solo tenía documentos en español. Estos tenían que traducirse para que el juez de inmigración los pudiera entender. También necesitábamos argumentos que sustentaran el reclamo de que su vida corría peligro en México”.

El documento clave que Allen y su socia legal Camila Correal presentaron en la corte migratoria fue un informe que detallaba la persecución de periodistas independientes en Cuba, y que también decía que los periodistas que son secuestrados en México por lo general son asesinados.

“El juez leyó en la Corte uno de los párrafos que Correal había subrayado y dijo que debido a ese pasaje en el documento que decía que los periodistas secuestrados eran asesinados, había decidido otorgarle asilo y no regresarlo a México”, comentó Allen.

or otra parte, señala el estudio de AIC, “los inmigrantes que han sido liberados y son asistidos por un profesional tienen cinco veces más probabilidades de éxito que los que no tienen abogados; mientras que inmigrantes que nunca han estado detenidos y están bajo representación legal , tienen casi cuatro veces más probabilidades de éxito que quienes no la tienen”.

La investigación también desglosó las comunidades donde la representación legal de inmigrantes es más común, y qué nacionalidades son las que más gozan de representación.

Por ejemplo, el estudio afirma que en Nueva York, la tasa de representación legal para casos de inmigrantes no detenidos llegaba a 87% – una de las más altas- y por lo menos 40% más alta que la de Atlanta, donde la tasa de representación en la misma categoría es de un 47%.

La nacionalidad del inmigrante también juega un papel en cuanto a representación legal y detención. 
“Los inmigrantes mexicanos tienen la tasa de detención más alta (78%) y la tasa de representación legal más baja (21%) de todas las nacionalidades analizadas”, según el estudio. “Al otro extremo, los inmigrantes chinos tienen el nivel más bajo de detención (4%) y la tasa más alta de representación (92%)”.

De acuerdo con el reporte, los haitianos y los inmigrantes de la India también tienen una tasa alta de representación de un abogado con el 71% por nacionalidad. Varios factores explican por qué inmigrantes de diferentes nacionalidades tienen más interés o menos en contratar a un abogado para el proceso en la Corte de Inmigración, según el estudio.

“El estatus económico juega un papel fundamentaldebido a la escasez de abogados de inmigración dispuestos a representar a inmigrantes que no pueden pagar”, revela el estudio. “Otro factor es la habilidad del inmigrante en poder ubicar a un abogado de inmigración debido a la disponibilidad de asistencia de parte de grupos que defienden los derechos de los inmigrantes en las diferentes comunidades”.

Entre los inmigrantes latinoamericanos, los colombianos son los más representados, con una tasa del 64% después de los de China, India y Haití. Los latinoamericanos con menor representación legal en cortes migratorias, después de los mexicanos son los centroamericanos en este orden: hondureños (23%); guatemaltecos (30%); nicaragüenses (35%); y salvadoreños (40%).

Son los dominicanos y los cubanos los que quedan cerca de la mitad del promedio en cuanto a latinoamericanos representados por abogados en Cortes migratorias, según el estudio. Los cubanos tienen una tasa de representación del 44 por ciento, mientas que la de los dominicanos es del 47%, de acuerdo con el análisis.

Entre los latinoamericanos, además de los colombianos, que exceden el 50% en la tasa de representación, están los brasileños (51%); y los ecuatorianos (53%). Los abogados de inmigración manifiestan que tener un abogado también favorece a inmigrantes, cuyos casos no han llegado a la Corte.

Por ejemplo, una menor hondureña de 16 años que huyó de su país hace unos 24 meses, porque un familiar la había violado y abusaba de ella, logró obtener asilo en Miami cuando Correal tomó su caso. El asilo fue otorgado por un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) que bien podría haberlo negado y enviado a la Corte de Inmigración.

El funcionario de USCIS resultó convencido de la necesidad de otorgar el asilo cuando la menor, identificada por Correal como Diana, atestiguó con detalles específicos lo que le había pasado en Honduras y cómo también fue violada poco antes de cruzar la frontera de México a Texas.

 
Top