GuidePedia

Opinión. Andres Luciano Lara
Como la burocracia del Poder Constituido dominará el “Poder Originario” y deslegitimará la lucha opositora bajo un espejismo de democracia. Al escuchar la presentación de la bases comiciales para la Constituyente propuesta por el gobierno, no me queda más que ratificar lo dicho mil veces, “El Gobierno no está jugando carrito”, está utilizando todos los medios de inteligencia y contra inteligencia, las herramientas burocráticas del Estado y la Fuerza Armada para aparecer ante el mundo como el gran demócrata y hacer ver a los opositores en las calles como los terroristas de la política venezolana, con un claro apoyo de la derecha internacional.

El gobierno en su estrategia está aprovechando los flancos débiles de la oposición (individualismo, sectarismo, ausencia de liderazgos locales y mucha ambición de poder), para someterlos a una fragmentación casi irreversible, llevándolos cada vez más a pelear en su terreno donde aparecerán divididos, débiles, enfrentados entre sí y terminarán bajo el dominio de una burocracia que se venderá ante el mundo como la representación originaria del pueblo, cuando realmente no será así.

Mientras en las calles sigue existiendo una brutal represión y muertes ante la creciente ola de protestas y saqueos, en las que existen infiltrados de ambos bandos cuyos fines están más que definidos (enturbiar el agua lo más que se pueda), tanto el gobierno como la oposición seguirán asomando a sus víctimas y a los falsos positivos, unos tildándolos de mártires y otros descalificándolos al catalogarlos como terroristas, para ello hay mucha tecnología a disposición (se construyen y tergiversan historias, se construyen relaciones, se siembran evidencias etc.).

De tal manera que ante la situación de violencia creciente (controlada por la fuerza armada) el gobierno lanza el salvavidas de la democracia originaria, “Constituyente”, dejando a la oposición que permanece en las calles protestando desarmada al no contar con un objetivo y argumento válido, pues, no querían elecciones? Ahí las tienen, hay que elegir a 540 “representantes del pueblo” que tendrán un poder absoluto y originario.

Toda esta estrategia está más que planificada para ser controlada burocráticamente, que entre otras cosas contará con un inmenso apoyo publicitario de esos que nos enseñaron los brasileros para las campañas electorales, con la complicidad de la autocensura de los medios de comunicación, así se minimizarán los efectos negativos de cada paso que se dará en el transcurso de este proceso. La idea es ir dejando a la mayoría de los contrincantes en el camino por diferentes vías, las cuales en su mayoría revestirán un carácter formal como para que nadie revire.

Los lapsos para la entrega y verificación de firma de esos 3% exigidos serán insuficientes, si se toma en cuenta que los líderes de la oposición y todo el que aspire deben ponerse de acuerdo previamente, mientras tanto el gobierno ya tiene bastante rato recogiéndolas en las fulanas consultas, es decir, solo en la recolección de firmas ya llevan una ventaja impresionante. Luego deberán pasar por el proceso de revisión y verificación de firmas por parte del CNE, allí quedarán otros.

El proceso de elección debe culminar a finales de julio, lo que quiere decir que los lapsos serán brevísimos, y adivinen quien es el único que tiene la capacidad logística instalada? Es decir, si con suerte los actores diferentes al gobierno pudiesen ponerse de acuerdo para escoger candidatos unitarios para contrarrestar en cada rincón del país a los designados o ungidos por el gobierno-PSUV, difícilmente podrían coordinar las campañas electorales, pues ya que se enfrentarían a los KINOS de la Revolución cuya línea única se impondrá en cada sector con toda la fuerza del Estado, de la misma forma se haría con los fulanos candidatos sectoriales. Hay que reconocer que por parte del gobierno fue una estrategia bien montada y está por verse si el resto del país pisa el peine o por el contrario se le enfrenta.

Los resultados de las elecciones de julio serían clarísimos, una mayoría simple gubernamental por la razones ya expuestas (divide y vencerás), con factores contrarios en minoría importante pero sin la fuerza suficiente para contrarrestar los designios de PSUV, más bien legitimando sus decisiones para luego terminar deslegitimando cualquier tipo de postura o protesta contra el mecanismo de escogencia para la constituyente o “dialogo originario”, pues ya formarán parte del nuevo poder constituido y por supuesto no faltarán las prebendas que otorga el poder.

Es totalmente falso que el gobierno desee una nueva constitución, que pretenda “constitucionalizar” las misiones y ejecutar las otras ofertas ficticias que han filtrado hasta ahora, el gobierno no necesita una nueva constitución, el gobierno lo que necesita es la legitimidad para ejecutar acciones “Constitucionales” que solo la ANC puede ejecutar de forma originaria sin que se alborote el avispero internacional, necesita intervenir poderes que no les sean afines (MP, AN) realizar designaciones provisionales en todo el territorio nacional, tomar decisiones fundamentales que hoy deben ser aprobadas por la Asamblea Nacional entre otros, y una vez el “ojo sacao no vale Santa Lucía”, pues están bastante claros en que sería necesario un referéndum aprobatorio para la nueva constitución y lo perderían de forma abrupta, de modo que las verdaderas razones de la constituyente no se darán a conocer y esta vez si la van a ganar como sea, por ello lanzan el pote de humo de las elecciones regionales para seguir fragmentando intenciones y facilitando su camino a la hegemonía total.

Así las cosas si la estrategia le sale bien al gobierno, una vez más la burocracia del Poder Constituido dominará el “Poder Originario” y deslegitimará la lucha opositora bajo un espejismo de democracia que evidentemente contará con el apoyo internacional de los factores aliados dejando al resto del pueblo (mayoría de los ni ni) con los ojos claros y sin vista, solo aguantando este chaparrón o buscando maneras de emigrar de esta tragedia económica y de la persecución política.

Guerra avisada...
 
Top