GuidePedia

Prensa. Voluntad Popular/ Yubrimar Ochoa
Fotos/ Antonio "El Tigre" Rodríguez
El coordinador nacional de Ideas de Voluntad Popular, diputado Cipriano Heredia, en compañía del coordinador nacional del Movimiento Agroalimentario de la tolda naranja, Jhoender Jiménez, y el ingeniero químico Rodrigo Agudo, denunció que Venezuela atraviesa una crisis agroalimentaria sin precedentes que está afectando la gobernabilidad de la nación latinoamericana. A su juicio, el país está en retroceso a consecuencia del modelo político y económico fracasado que ha empleado el régimen durante los últimos 18 años.

“La comparación de lo que producíamos hace apenas unos años a lo que producimos ahora, es una cifra sensible. El ejemplo más claro es la cosecha de maíz, la cual este año será cuando mucho del 50% en comparación a 2016, que de por sí fue un año malo. Apenas con suerte llegaremos al millón de toneladas del maíz, cuando la industria avícola demanda al menos dos millones y medio; es decir, no habrá maíz suficiente para cubrir ningún sector ni la demanda de los venezolanos. Hay una merma en la producción nacional. Ya no se trata nada más de la ayuda humanitaria que pueda venir de otros países, la verdadera solución estructural pasa por medidas políticas y financieras. Esta consecuencia la sufrimos todos los venezolanos:  la población ha disminuido su calidad de vida, hay 20% de desnutrición en los recién nacidos y se habla de un 60% de anemia”.

Explicó que la falta de producción se ha manifestado en las calles del país, donde millones de ciudadanos buscan comida en la basura. “Ya vimos el año pasado el triste espectáculo de cómo se masifico la búsqueda de comida en la basura. En 2016 se calculó que un 10% de venezolanos buscaba comida en los contenedores de basura y para este año se prevé que un 20% de venezolanos esté buscando qué comer en los desechos de otros ciudadanos, es decir, alrededor de 6 millones de ciudadanos comen de la basura. Todo esto sin contar que más del 50% come una o dos veces al día”.

En este sentido, el coordinador nacional del Movimiento Agroalimentario, Jhoender Jiménez, detalló que el sector agrícola se ha visto también afectado por la escasez de insumos y fertilizantes, la inseguridad y la persecución de entes gubernamentales. Propuso que con la ayuda de la comunidad internacional, se garantice la producción de arroz, maíz, leche, frijol, carne, huevo y azúcar; entre otros importantes rubros.  Además, advirtió sobre la falta de acceso a los alimentos. 

“En la próximas 3 o 4 semanas podríamos entrar en un colapso por la falta de acceso a los alimentos. Todos los venezolanos debemos tener conciencia de lo que está pasando y lo que va a venir. Esta lucha la damos para elevar la conciencia del pueblo. Debemos defender el derecho a tener los alimentos en la mesa de cada venezolano. Estamos convencidos de que esta lucha no ha terminado porque esta crisis continúa”.

El ingeniero químico y experto en el tema agroalimentario, Rodrigo Agudo, destacó la necesidad de recuperar la gobernabilidad a través del reconocimiento de la legitimidad de la separación de los poderes públicos y entender que el modelo oficialista fracasó.  Explicó que la nación no ha crecido sino decrecido un 1,23% durante los últimos 20 años. Insistió en que los ciudadanos han disminuido en un 70% con respecto a 2013 el consumo de los alimentos per cápita, lo que ha generado problemas de desnutrición en la población y aseguró que la producción de rubros agrícolas ha disminuido en un 60%. Sostuvo que la situación pasa por recuperar la gobernabilidad cambio que pueda recuperar la gobernabilidad y garantizar el apoyo internacional. 

“No es que Venezuela está al borde del colapso, ya colapsó. Tenemos una crisis política donde existen dos institucionalidades, una inconstitucional y otro constitucional, que es la que reconocen los venezolanos y la comunidad internacional. Tenemos una crisis económica donde Venezuela hoy se encuentra en su peor y más bajo nivel de desarrollo. Tenemos 4 años consecutivos con la caída del Producto Interno Bruto (PIB) y la caída de la actividad económica. Ningún país latinoamericano ha tenido un retroceso tan violento en su historia económica. Hemos caído en la producción de rebaño por la liquidez de activos.

Todo esto demuestra que el modelo de Venezuela no solo se agotó, sino que fracasó. Esta crisis política y económica que vive el país ha destrozado la gobernabilidad en Venezuela y eso se manifiesta en una profundización de la crisis. En el 2014 vimos el desabastecimiento, en el 2015 la escasez y en el 2016 el hambre. Ahora, en el 2017, hemos visto la desnutrición en nuestros jóvenes que limitan la capacidad de desarrollo. La solución es poder comenzar a reconstruir una agricultura, pero el Estado no podrá hacerlo solo. Debemos recuperar la gobernabilidad y así garantizar el apoyo internacional para que los venezolanos puedan mejorar su calidad de vida”.  
 
Top