Los fabricantes de chocolate en Vietnam.

Prensa.  ShareAmerica.
Vincent Mourou dejó atrás una exitosa carrera en publicidad en San Francisco y despegó hacia Vietnam, donde se encontró con Samuel Maruta, que estaba tomando una pausa luego de trabajar una década en el sector bancario. Juntos abrieron Marou, una fábrica artesanal de chocolate con sede en la ciudad de Ho Chi Minh.

Establecida en 2011, Marou participa en cada paso del proceso para fabricar chocolate, confiando en los agricultores que cosechan y suministran el cacao. Mourou y Maruta viajan por todo Vietnam, probando el cacao bolsa por bolsa. Ambos trabajan de cerca con los agricultores, a los que consideran de la familia.

“El agricultor es nuestro principal asociado. Sin ellos no estaríamos aquí”, dice Mourou. “Muchos de los campesinos con los que trabajamos recibieron capacitación de USAID, y los conocimientos y entrenamiento que recibieron nos permiten a nosotros conseguir un gran cacao”, dijo, en referencia a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

HBim B’Krong, una agricultora dedicada a los árboles del cacao, de Dak Lak, figura entre quienes recibieron entrenamiento de USAID. Actualmente el cacao es su principal sustento. Ella reintegra a la comunidad capacitando a sus colegas agricultores sobre las técnicas del cacao.

El programa comenzó en 2003 en Vietnam como asociación entre USAID, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el grupo sin fines de lucro ACDI/VOCA, organizaciones gubernamentales locales y organizaciones no gubernamentales, con asociados del sector privado, entre ellos la Fundación Mundial del Cacao y sus compañías afiliadas.

El programa proporcionó capacitación a unos 22.000 pequeños agricultores al sur de Vietnam y en las tierras altas centrales en la producción del cacao utilizando prácticas de cultivo sostenibles. Los ingresos de los pequeños agricultores en Vietnam aumentaron, lo que mejoró sus medios de vida al promocionar la producción y el mercadeo del cacao. También establecieron normas de calidad para los granos y proporcionaron monitorización y capacitación para asegurar que los agricultores cumplan y mantengan el nivel de la calidad de los granos requerido en el mercado mundial.

“No se trata de solo una mercadería. Se trata de intercambio y se trata de la unidad de la gente”, dice Mourou. “En cuanto a mí, como ciudadano de Estados Unidos, se trata de compartir ese sentido de democracia, el sentido de la libre empresa, el sentido de la generosidad”.

Una versión más larga en inglés de este artículo se publicó en USAID/Exposure.
Share on Google Plus

About Eduardo Galindo Producciones. Email: galineduardo@gmail.com

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.